La vuelta espectacular de Brandon “Bam Bam” Rios

Pasaron de 19 meses del ultimo compromiso en un ring para Brandon Ríos (34-3-1,25KO), una pelea horrible contra Tim Bradley Jr. en donde se lo vio lento, pesado y por sobre todo apático, que terminó de forma sorprendente con un KO para el Bradley(siendo que su poder de fuego en las grandes ligas del boxeo es casi nulo). Lo que provocó el retiro inmediato del nacido en Texas.

Pero el nacido hace 31 años todavía tiene hilo en el carretel, cambiando su entrenador y su promotor (Robert Garcia y Bob Arum respectivamente) de toda la vida comenzó de nuevo en el mundo del boxeo. La busqueda no fue difícil, el mismo Bam Bam dijo que buscó a su entrenador por Google. “Entrenadores en el Sur de California” seguramente fue el search en la barra de Google, el resultado lo llevó a Ricky Funez y el Ten Goose Boxing, el gym donde volvería a trabajar.

En el caso de promotor, viendo como se desarrolla Al Haymon y su sequito de seguidores como así también el nivel de cirujeo de “boxeadores de buena carrera caídos en desgracia” que tiene en su establo seguramente fue de un acuerdo rápido. Su combate de vuelta iba a ser con el taquillero Victor Ortiz, pero a la posibilidad de hacerse en el primer trimestre del año fue cambiando de fecha hasta quedar colgado. Ríos decidió no esperar más y tomó a un sparring del tetracampeon Juan Manuel Marquez, Aaron Herrera(32-6-1, 21KO).

Lo dificil de su vuelta sin dudas estuvo en la balanza, algo que siempre le costó. Apenas llegó a su nuevo gimnasio para entrenar estaba en 190 libras. Un peso muy por encima, como Julio Cesar Chavez Jr entre peleas aunque en este caso es un peso welter y tuvo que bajar hasta las 147 libras.

Lancaster, California fue el lugar de la vuelta. Precisamente el Pioneer Event Center, lugar donde no se hacen muchos festivales de boxeo pero que han pasado grandes promotores como Top Rank en una pelea del prospecto Egidijus Kavaliauskas. Un buen lugar, pequeño pero que estuvo acogedor para los púgiles, lleno de publico latino.

Hay que decirlo, a Brandon Rios se lo vio bien. Potente, con buena velocidad de manos y con eso que siempre lo hizo brillar que es ir para adelante de forma vertiginosa. Aunque hoy, quizás por el tiempo fuera del ring o inclusive por su nuevo entrenador se lo vio dosificado(por momentos lagunero) como sabiendo cuando apretar y cuando no. Lo que hizo que un hipotético cansancio por la falta de ritmo no estuviera en consideración.

El arranque no dio lugar a estudio, Rios y Herrera se plantaron para una batalla con todas las letras. Bam Bam de mayor volumen de golpeo no esquivaba las balas que proponía Herrera y lastimaba a su rival en proporción de 2 por 1 en golpes. Manejando su jab, entrando con fuerza a la guardia de su rival y resolviendo con golpes curvos era el repertorio de Rios.

Durante 3 asaltos lo hizo casi a placer, recién en el cuarto y quinto Herrera, presionó mucho más. Rios, parecía bajar su ritmo y dejaba que entraran muchas manos innecesarias a su rostro pero fue claramente un ajuste para no quemarse. Herrera que estaba mejor, igualmente no pudo hacer valer mucho sus golpes. Ya en el sexto se lo vio lastimado, Rios dominaba a placer con uppers deliciosos que hacían vibrar al publico.  En el séptimo con un golpe en la cintura y tras haber castigado el hígado, Herrera se quedó sin aire y se fue al suelo. Jack Reiss contó hasta diez y se terminó la pelea.

Fue un combate entretenido, de esos que gustan tanto al publico de boxeo como al que no es tan avezado. Brandon Rios volvió en buena forma y más temprano que tarde, estará en una pelea importante -aunque sea de segunda linea- en el peso welter. Aaron Herrera por su parte seguirá siendo un duro probador.

En la primera pelea de la noche Jose Miguel Borrego (13-0, 12 KO) venció de forma plena y con un TKO4 espectacular a Kevin Watts (11-2, 4 KO) que venia de una derrota ante Eddie Ramirez el año pasado. Watts, mantuvo en distancia a fuerza de movimientos y de utilizar con criterio sus dos manos hasta el tercer asalto. Luego Borrego tomó el control en el tercero para no soltarlo, en el cuarto episodio conectó un gancho zurdo y tumbó a Watts que si bien pudo levantarse (ya lastimado en la nariz) y superar la cuenta a los pocos segundos fue encerrado en una esquina. Jack Reiss, el arbitro de la pelea se apiadó y finalizó el combate.

En el combate previo al main event(?), Mario Barrios superó con relativa dificultad a Jose Luis “la Boa” Rodriguez(19-0 11 KO). Si bien ganó prácticamente todos los asaltos, la mayoría fueron parejos. Barrios tomó el centro del ring los primeros dos rounds aunque luego fue Rodriguez el que ganó centralidad en la pelea y hasta superó a su rival. Aun así los mejores golpes eran los de Barrios principalmente los ganchos de derecha en medio de cruces furibundos. En el séptimo asalto y ya dominando mucho más, Barrios sentenció con un fuerte gancho al hígado.

Como combate complementario y como había que sumar sí o sí minutos a la cartelera, Roberto Marroquin(26-4-1, 19KO) noqueó a Jonathan Perez(37-19, 29Ko)  en 4 asaltos. Marroquin, el que conocimos cuando peleó con Guillermo Rigondeaux en la cartelera Chavez-Martinez hace mas de 4 años siempre mandó en la pelea a excepción del round 3 donde Perez conectó y complicó todo el episodio, el colombiano quería liderar el combate pero en el siguiente asalto, Marroquin daría cuenta de él con una zurda que lo dejó fuera de combate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!