Juan Manuel Márquez recuerda el nocaut a Manny Pacquiao

Era la cuarta vez que se enfrentaban. Manny Pacquiao estaba arriba en el historial, con un empate y dos victorias. El MGM Grand de Las Vegas era el sitio elegido, aquel 8 de diciembre de 2012, para un combate que sería memorable. Y, con un nocaut impactante en los instantes finales del sexto round, el mexicano consiguió un triunfo que nunca quiso revalidar.

“Con Pacquiao ya no pelearía. Están diciendo en las redes que hay 60 millones de dólares para pelear con él en Filipinas. Aunque haya 100 millones para ir a pelear a Filipinas con Pacquiao, no voy“, dijo hace unos meses Márquez, excampeón mundial de peso pluma, superpluma, ligero y superligero.

Hasta esa pelea, la sospecha siempre giró en torno al filipino. Muchos fueron los que creyeron que en las anteriores el mexicano había merecido el triunfo.

El primer enfrentamiento se dio el 8 de mayo de 2004 en el MGM. Con Joe Cortez como juez, las tarjetas de John Stewart (115-110), Burt A. Clements (113-113) y Guy Jutras (110-115) determinaron un empate.

La revancha llegó casi cuatro años después. El 15 de marzo de 2008, en el Mandalay Bay Resort & Casino de Las Vegas, Pacquiao se impuso por primera vez y fue por las tarjetas de Duane Ford (115-112), Jerry Roth, que vio ganador a Márquez con su 112-115, y Tom Miller, en un apretado 114-113.

El 12 de noviembre de 2011, nuevamente en el MGM, fue la fecha del tercer duelo. El mexicano volvió a resistir hasta el último asalto, pero los jueces volvieron a darlo como vencedor a su rival. Dave Moretti (115-113) y Glenn Trowbridge (116-112) se inclinaron por Pacquiao y así de nada le alcanzó a Márquez el 114-114 de Robert Hoyle.

 

Un año después, entonces, llegó la recordada pelea del 8 de diciembre. Allí no hicieron falta las tarjetas de Adalaide Byrd, Steve Weisfeld y John Keane. Márquez encadenó seis golpes y con su derecha generó el nocaut de Pacquiao en el último segundo del sexto round.

“Hubo una oferta para una quinta pelea contra Pacquiao en Filipinas por 100 millones de dólares y me negué para mantener mi honor y la gloria de la cuarta pelea del 2012″, dijo Márquez en una entrevista con ESPN.

Y agregó: “Es un montón de dinero, pero el honor, el orgullo y lo que hicimos es más importante que hacer una quinta pelea. Él es capaz de pegarme con el golpe correcto y lastimarme gravemente, así que me arriesgaría. La gloria y lo que hicimos en 2012 vale más que la cantidad que estaban ofreciendo“.

Así, Márquez nunca más quiso repetir su histórico logro después de tanto batallar. Con él se quedaron también los pergaminos de nocaut, boxeador y pelea del año en aquel 2012.

Por clarin.com

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.