Maidana vs Matthysse: La historia de la pelea secreta

Por Carlos Irusta

Solo unas pocas personas pudieron ver la “pelea secreta” entre los pesos welter junior Marcos Maidana y Lucas Matthysse. En el 2004, eran grandes amateurs en Argentina y se armó una pelea privada para probar cuál de ellos era mejor.

PELEAR EN PRIVADO

Era sábado por la noche en el Estadio de la Federación Argentina de Boxeo. Y nos dimos cuenta cuando Sebastián Luján noqueó a Sergio Acuña en una sola ronda. La noticia se difundió de boca en boca como un susurro: “El próximo lunes habrá una pelea secreta. El próximo lunes 29 de marzo de 2004, Marcos Maidana y Lucas Matthysse pelearán y el ganador irá a Brasil, en la división de las 140 libras, para el torneo preolímpico”.

Nunca habíamos visto una pelea en privado, pero, de hecho, algunas sesiones de entrenamiento parecían verdaderas batallas. Es común escuchar cosas como esta. Cuando Ray Leonard luchó contra Marvelous Hagler, armó un par de combates reales en privado, porque tuvo un retiro de dos años. Y es normal saber que entre los Equipos Nacionales hay algunos días especiales donde las sesiones de entrenamiento son peleas reales.

Pero nunca me gusta esto debido a que la pelea fue en el Estadio FAB, con un árbitro, jueces y todo, pero a puerta cerrada, no hay personas y casi nadie en la asistencia.

¿POR QUÉ UNA LUCHA EN PRIVADO? “Porque es algo especial”, nos dijo Luis Romio, el hombre de la FAB. “Porque los dos boxeadores están en una forma tremenda, porque han tenido grandes combates pero… solo hay espacio para uno en el equipo argentino. Si elegimos uno, el otro tendrá malos sentimientos. De esta manera, habrá no hay dudas. Son tremendos luchadores, y peleando ante una audiencia, pueden sentir la presión extra, para ellos y los jueces”.

Llegamos más de una hora antes de la pelea y tomamos una taza de café con Osvaldo Bisbal (presidente FAB), Luis Romio, Jorge Domínguez – el entrenador del equipo nacional, Carlos Rodríguez, Jorge Molina, todos ellos de la FAB. Sin embargo, durante la reunión ocasional, nadie dijo una palabra sobre la pelea. En un momento, Bisbal dejó su lugar y todos lo seguimos … Pero fue en vano: “Los muchachos aún no han llegado”, dijo alguien. “Debemos seguir esperando”.

“Los niños”, por supuesto, son los boxeadores del Equipo Nacional. Y de repente, el viejo estadio abrió sus puertas: vacío e inconsciente…

 

Solo hubo una docena de testigos, con solo dos periodistas: Marcelo González y el autor de este artículo, más un reportero gráfico, Ramón Cairo, de nuestra revista “Ring Side”.

“Toma esta tarjeta, quiero tu opinión también”, dijo Bisbal, dándome uno. Como un acuerdo tácito, cada uno de nosotros se separó del otro. Fuimos a los camerinos …

EN LA SOLEDAD DE LOS VESTUARIOS, ambos estaban de pie. Matthysse y un Maidana muy serio, tan juntos, y, también, tan lejos el uno del otro. No hay malos sentimientos, pero no se miraron a los ojos. Sus amigos a su alrededor. Cerca de Matthysse, estaban el hermano menor de Matías Ferreira y Omar Narváez, Daniel (quien estaba en la Selección Nacional, 105 libras) en la esquina de Maidana, el joven Daniel Brizuela (126 libras y en la Selección Nacional) y el hermano menor de Pablo Chacón, Javier (en el Equipo nacional en 112). Fueron con ellos al ring.

Ni Jorge Domínguez, ni Santiago Nieva, ni Héctor Morales, los entrenadores oficiales. Fue una pelea, de hombre a hombre, eso es todo.

-Bisbal pregunta si estás listo.

-Solo en 10 minutos -dijo Matthysse.

-Está bien, 10 minutos -dijo la gente de Maidana.

Fuimos a nuestras posiciones de primera fila. Junto a nosotros, Luis Romio, con una máquina de conteo de golpes (como se usa en los combates de AIBA), y un par de metros más, Bisbal con otro.

Y, frente a nosotros, en el balcón, completamente solo, de pie como un hombre en un barco mirando el horizonte, Jorge Fernando Castro, deslizándose de un lado a otro, como un barco fantasma…

 

PARA NOSOTROS, Maidana ganó las primeras dos rondas, no solo por su velocidad; Matthysse le permitió tomar la iniciativa. La tercera ronda fue pareja, pero el desnivel fue para Lucas por un margen estrecho. En el cuarto, Matthysse puso toda su fuerza en el ring, ganándolo.

Solo queda una ronda. Matthysse mantuvo la presión, Maidana tuvo que contraatacar. ¿Qué hacer? Se prohibió dar rondas de empate para evitar una decisión de sorteo. Este periodista (como lo hicieron muchas otras personas) dio la quinta y última ronda a Maidana. Marcos se veía más impresionante en las rondas que ganó, más de lo que Lucas hizo en la suya.

Podemos decir que, en una pelea “normal”, una decisión lógica sería un empate, con un aplauso para ambos por su estilo y actitud técnica. Debemos decir que fue una muy buena pelea, donde la inteligencia venció a la fuerza bruta. La máquina de conteo de golpes dijo: 38-31 golpes para Maidana, que obtuvo su tercera victoria, con un empate, sobre Lucas.

PONEMOS NUESTROS VOTOS como si fuera un día de elección presidencial. El doctor Hugo Rodríguez Papini y Luis Romio tomaron todos los votos y el ganador fue Marcos Maidana. Entramos en los camerinos con los boxeadores. Sin palabras. Matthysse, mirando al piso, se quitó la camisa.

 

Rodríguez Papini, el médico de los Equipos Nacionales por más de 25 años, entró en escena.

-Por favor, ustedes dos, siéntense aquí.

Se sentaron uno a uno, como en la sala confesional. Sin mirarse fijamente, ni mirar al doctor, solo escuchar, con la cabeza baja … como niños en la escuela.

-Fue una muy buena pelea. Muy, muy inteligente e incluso. Los votos fueron de 9 a 1. Los felicito a los dos. Mañana hablaremos sobre el futuro. Fue una muy buena pelea. Felicidades de nuevo.

Cuando el doctor salió de la habitación, Jorge Domínguez abrazó al perdedor:

-¡Hiciste una gran pelea! Recuerda, Lucas, serás campeón del mundo.

El joven boxeador, sin decir una palabra, comenzó a llorar.

Dejamos el lugar. Maidana nos dijo:

-Somos compañeros de cuarto y amigos cercanos. Esta noche, hablaremos. Somos buenos amigos y, a veces, suceden cosas como estas…

Caminamos hacia la calle. Fue una tarde calurosa. La gente esperaba afuera, esperando las otras peleas e ignorando el drama. El llanto puro y sincero de Matthysse fue nuestro compañero por un tiempo.

Mathysse lloró, y lloramos con él, con orgullo por nuestro viejo y querido boxeo, un deporte que puede producir momentos como este.

FOTOS DE RAMON EL CAIRO. TRADUCCIÓN POR NICO SAMUILOV. Este artículo apareció por primera vez en “Ring Side Magazine” en Buenos Aires, Argentina, número 81, marzo de 2004.

Nota del editor: El equipo argentino fue a Brasil en abril. Maidana derrotó a Austin Jopseh (Islas Vírgenes) y fue derrotado en puntos (39-24) por Rock Allen (EE. UU.). Todo el equipo nacional fue derrotado, pero Brizuela, que ahora es profesional, consiguió su boleto a Atenas. El argentino Martin Islas fue derrotado por Blas Pascal.

2 thoughts on “Maidana vs Matthysse: La historia de la pelea secreta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.