De La Hoya: No podía dejar que Canelo y GGG hicieran lo que Trinidad y yo hicimos

Uno de los mayores remordimientos que Oscar De La Hoya tiene de su carrera en el ring es que no volvió a pelear contra Félix Trinidad.

No solo De La Hoya habría tenido la oportunidad de vengar su controversial derrota ante Trinidad, sino que habría hecho otra enorme suma de dinero para su revancha. Los fanáticos querían una segunda pelea entre ellos, pero Trinidad finalmente subió al peso mediano y fue maltratada por Bernard Hopkins en su pelea de septiembre de 2001 en el Madison Square Garden.

Con tanto dinero y legado en juego para el luchador de la franquicia que promueve su compañía, De La Hoya no quiso quedarse con arrepentimientos similares sobre Canelo Alvarez y Gennady Golovkin.

Ese es un riesgo potencialmente costoso que habrían tomado si se hubieran separado la semana pasada, en lugar de aceptar los términos de su revancha el 15 de septiembre en Las Vegas.

“Hay peleas en el pasado, por ejemplo, Trinidad y De La Hoya, ojalá esa pelea hubiera tenido lugar la segunda vez”, dijo De La Hoya a Yahoo! Deportes Kevin Iole en una entrevista en video esta semana. “Y la gente no lo vio, y la gente aún habla de eso”. Así que no quería que eso sucediera aquí. Merecemos Canelo vs Triple-G 2″.

“La primera pelea fue genial. Creo que la segunda pelea será aún mejor. Hay una verdadera animosidad. Ambos tipos no se gustan. De hecho, se odian y creo que veremos ese 15 de septiembre. Entonces esta pelea será una superproducción. No hay duda al respecto.”

De La Hoya sufrió su primera derrota profesional ante Trinidad en septiembre de 1999, pero el resultado de su pelea de unificación del título welter de 12 asaltos fue ampliamente debatido.

Trinidad de Puerto Rico, que también estaba invicto en ese momento, venció a De La Hoya por decisión mayoritaria en el Mandalay Bay Events Center en Las Vegas. Dos jueces, Jerry Roth (115-113) y Bob Logist (115-114), anotaron su pelea por Trinidad y un juez, Glen Hamada, la tuvo igualada (114-114).

Su enfrentamiento atrajo aproximadamente 1.4 millones de compras de pago por visión, luego un récord para un combate de boxeo no pesado. El dinero y el peso fueron los dos problemas que evitaron que se produzca una revancha inmediata.

Una vez que sus promotores, Bob Arum (De La Hoya) y Don King (Trinidad), no pudieron llegar a un acuerdo, Trinidad subió a 154 libras para su siguiente pelea. Derrotó a David Reid, otro olímpico estadounidense de Filadelfia, por decisión unánime en esa pelea a 12 asaltos en el Caesars Palace de Las Vegas en marzo de 2000.

De La Hoya no compitió en 154 libras hasta junio de 2001, cuando Trinidad ya estaba involucrado en el torneo de King’s de peso mediano.

Alvarez (49-1-2, 34 KOs), quien está representado por Golden Boy Promotions de De La Hoya, luchó contra un polémico empate con Golovkin (38-0-1, 34 KOs) el 16 de septiembre en T-Mobile Arena en Las Vegas. . La suspensión de seis meses de la superestrella mexicana por dar positivo en dos ocasiones al clembuterol en febrero provocó la cancelación de una revancha de campeonato de peso mediano que originalmente estaba programada para el 5 de mayo en T-Mobile Arena.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.