De Rocky a Rocky: 42 años de duras rutinas de entrenamiento

Parece que fue ayer cuando un joven neoyorkino de origen italiano saltaba al estrellato gracias a la primera entrega de una saga, la de Rocky, que se ha convertido por derecho propio en una de las más icónicas de la historia del cine. En 1976, Stallone encarnaba por primera vez a Rocky con un excelente resultado: tres Oscars y las puertas del éxito abiertas de para en par.

Pues bien, nada más y nada menos que 42 años después de aquella interpretación y de decenas de películas de indudable éxito, sobre todo en el cine de acción, Stallone regresará en noviembre a la gran pantalla con una nueva entrega de Creed en la que volverá a interpretar a Rocky Balboa, de nuevo en su faceta de mentor del hijo de Apollo.

Y aunque el púgil ya no se sube al cuadrilátero como antaño, Sylvester Stallone es consciente de que Rocky Balboa tiene una imagen que cuidar ante sus millones de seguidores. Por eso no es de extrañar que el actor siga manteniéndose en forma a sus 72 años a través de una exigente rutina de trabajo al alcance de muy pocos.

Starting off the morning right at @gunnarfitness !

A post shared by Sly Stallone (@officialslystallone) on

‘Rocky’ (1976)

Pero conviene no perder de vista sus entrenamientos en los inicios para entender la dimensión de un esfuerzo que perdura hoy día. Para encarnar a Rocky Balboa, Stallone tenía claro que quería un cuerpo bien definido y musculado para, como el propio actor reconoció, “parecerme a tarzán”. Y obtuvo el resultado que deseaba ya que a través de una rutina de entrenamiento consistente en 20 asaltos contra un sparring, dos horas de series en el gimnasio, 3 kilómetros de carrera e interminables saltos a la comba durante seis días a la semana.

Todo ello completado con una dieta a la altura que incluía aminos líquidos, 3 claras de huevo, harina de avena irlandesa, pan integral de centeno tostado, papayas, higos, calabaza asada, pollo, ensalada, pescado o carne de ternera, repartidos entre desayuno, comida y cena.

‘Creed 2’ 2018

Después de 42 años, la fama de Rocky Balboa es imperecedera. Entre otras cosas porque Stallone regresa de vez en cuando para recordarnos que Rocky es, como el propio Sylvester, incombustible. Después de seis entregas, entre 1976 y 2006, Rocky Balboa regresó como mentor del hijo de Apollo en 2015 (Creed) y el éxito fue tal, que en noviembre estrena la segunda parte de esta nueva faceta del púgil.

Para ello, Stallone sigue entrenándose a un ritmo al alcance de muy pocos. Más, si tenemos en cuenta que el actor neoyorkino cuenta con 72 primaveras, lo que no le ha impedido entrenar durante cuatro días a la semana introduciendo nuevas rutinas y ejercicios a su condición de base, en la que el boxeo sigue siendo indispensable. Unas sesiones físicas dignas de mención para alguien que este mismo año tuvo que desmentir su propio fallecimiento. No. Sylvester Stallone y Rocky están muy vivos.

Por Alvaro Piqueras | as.com

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.