Yúdica y Román: las confesiones de dos campeonas

Carla Acosta | tiempodesanjuan.com

En medio del “Campeonato de los barrios”, donde un centenar de púgiles jóvenes sueñan con un cinturón mundial, hay dos mujeres que se llevan todas las miradas. Dos boxeadoras sanjuaninas que supieron “noquear” los prejuicios y trabas que se cruzaron en el camino, y le regalaron a la provincia los primeros títulos mundiales. Dos mujeres luchadoras, una maestra de nivel inicial y otra mamá de dos chicos, que acortaron la brecha en un ring que se creía que era sólo de hombres. Ellas son Leonela Yúdica (29) y Cecilia Román (35), dos reinas made in San Juan que el 4 de agosto protagonizarán una velada sin precedentes.

Por primera vez juntas, en una nota exclusiva con Tiempo de San Juan, ambas campeonas palpitaron el evento que tendrá como escenario al Aldo Cantoni, lugar que conocen y en el que supieron alcanzar la gloria. “Estoy esperando la pelea con muchas ansias. Va a ser un gran evento para la provincia. Si bien hemos combatido antes en el Cantoni, éste será un espectáculo histórico y me pone contenta que seamos nosotras, que somos mujeres, las protagonistas. Será algo lindo, seguramente con un estadio repleto”, destaca Yúdica, campeona del mundo peso Mosca de la FIB.

La boxeadora oriunda de Santa Lucía, hoy radicada en Chimbas, espera nueva rival para su su sexta defensa. Mientras que Román volverá a cruzarse cara a cara con Carolina Duer, a quien le arrebató el cinturón peso Gallo en 2017. “Me pone contenta ver cómo está creciendo el boxeo de San Juan y qué mejor que de la mano del femenino, con Leo y conmigo como referentes. Seguramente la velada va a quedar para la historia, con nosotras como protagonistas”, apuntó Román.

Ambas historias están llena de similitudes. Las dos deportistas descubrieron el deporte de los guantes de grandes y, en medio de las arduas jornadas de entrenamiento, jamás dejaron de trabajar y estudiar. Yúdica laburó en varios rubros para sumar unos mangos a su casa, de hecho, dos días antes de consagrarse campeona del mundo, atendía en una famosa casa de fiambres de Capital. Al ring subió con 19 años, con  su tío Daniel como entrenador, y no se bajó más. No sólo fue la primera mujer boxeadora en el club Landini, sino que también fue la pionera a nivel local en campeonatos mundiales.

“Nunca imaginé que podía ser campeona del mundo. Empecé porque me llamaba la atención, pero a medida que iban pasando las peleas me fui proponiendo objetivos. Pero jamás me imaginé que podía representar a la provincia en el boxeo”, dice Leonela.

Román también la peleó desde abajo. Oriunda de la Villa Mallea, fue una fanática del deporte desde la infancia. Practicó vóley y atletismo, hasta que a los 23 años el boxeo apareció en su vida. Arrancó de la mano de Mario Cabello, entrenando primero en el Mocoroa y luego en el Landini. Y si bien en el medio de su carrera deportiva fue mamá de Lucas y Ana, siempre se la rebuscó para cumplir su rol de mamá, boxeadora y estudiante, ya que también se recibió de profesora de Educación Física.

“Nunca lo pensé, pero fuimos persistentes con Leonela y demostramos que se pueden lograr los objetivos. Creo que no es un trabajo individual, todo influye, como el apoyo de Gobierno y de la gente”, apunta Román.

Las dos campeonas coinciden que fue difícil imponerse en el boxeo, pese la inmensa lucha que llevó adelante Marcela “La Tigresa” Acuña y que, contra todos los prejuicios y reglas, cambió para siempre la historia de un deporte que era cien por cien de hombres. “Fue difícil siendo mujer, sobre todo en los comienzos. No había mujeres en los gimnasios, ni siquiera había vestuarios para nosotras. Tampoco existía el `Campeonato de los barrios´, como hay hoy en San Juan”, señala la mayor. Su colega coincide: “De a poquito fuimos ganando nuestro espacio y nuestros casos fueron los más perseverantes en un gimnasio. Hemos visto pasar muchos boxeadores pero dejaron, mientras que nosotras continuamos entrenando hasta llegar a donde estamos”.

Según los registros ningún otro país suma tantas mujeres campeonas mundiales como Argentina, en una disciplina que dejó de ser prohibida en 2003 en nuestro país. Y San Juan tiene dos reinas en el mundo del box. “Las mujeres ya no son únicamente de la casa. Hemos demostrado que más allá del sexo, somos deportistas y podemos ocupar los mismos lugares que los hombres”, cierra Román.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.