Luis Ortiz quiere enfrentar a Anthony Joshua

El zurdo de los pesos pesados ​​Luis Ortiz (29-1, 25 KOs) regresó al ring con una contundente victoria, anotando un devastador segundo gol (2:08) del ex retador del título mundial Razvan Cojanu (16-4, 9 KOs)

Ortiz conectó el 42 por ciento de sus tiros de poder (ocho de 19) mientras que Cojanu conectó apenas dos de 13 (15%) en la pelea corta.

Ortiz estaba emocionado después de la pelea. Le dijo a Jim Gray de SHOWTIME que hace solo cinco días se enteró de que los médicos encontraron una cura para la Epidermolisis Bullosa, una enfermedad que padece su hija.

“Gracias a Dios encontraron una cura para la enfermedad de mi hija”, dijo Ortiz. “Mi esposa me dijo mientras subía al avión para llegar aquí. Ha sido difícil estar lejos de ellos. Estoy feliz de haber ganado, pero ha sido muy difícil estar lejos de ellos”.

Ambos peleadores venían de pérdidas en peleas de títulos mundiales de peso pesado. Ortiz estaba peleando por primera vez desde que desafió a Deontay Wilder en un candidato a la Pelea del Año en 2018. Ortiz, de 6 pies y 4 pies de altura, desperdició poco tiempo al noquear a Cojanu de 6 pies y 7½ libras, regresando para su primera pelea desde que desafió al entonces campeón de peso pesado de la OMB, Joseph Parker.

“En mi opinión, King Kong no ha sido derrotado. No siento que perdí contra Deontay Wilder. Quiero pelear contra [Anthony] Joshua, pero él solo pelea con boxeadores que está seguro de que puede vencer. Voy a pedirle al gobierno para ponerme en discapacidad, tal vez Joshua pelee contra mí”.

En el primer partido de la transmisión, Mario Barrios (22-0, 14 KOs) permaneció invicto al registrar su sexta detención consecutiva con un nocaut técnico en el octavo asalto de José Román (24-3-1, 14 KOs) en un combate programado de 10 asaltos en peso welter. Cada uno de los jueces, así como el goleador experto de SHOWTIME Steve Farhood, anotaron la pelea 80-70 a favor de Barrios en el momento de la detención ya que la esquina de Roman no respondió la campana para la novena ronda.

Barrios de San Antonio se basó en el trabajo corporal efectivo para dominar la pelea, conectando en 61 de sus 133 golpes al cuerpo. Conectó el 44 por ciento de sus golpes de poder (104/239) en comparación con el 26 por ciento de Roman (34/132), que solo realizó cinco golpes al cuerpo durante la noche.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.