Tommy Morrison, el boxeador que padeció del VIH

Conocido también como ‘Tommy Gun’ después de haber participado junto a Sylvester Stallone en ‘Rocky V’ y a pesar de ser boxeador profesional con un largo recorrido fue vencido por el VIH.

En los años 90, Stallone buscó a un joven que no sólo pudiera actuar sino que también fuera un boxeador de la vida real para que al momento que se retirara Rocky Balboa del cuadrilátero, pudiera ayudar a Machine Gun a salir a adelante dentro de la historia.

El salto al cine de Tommy Morrison fue clave en su carrera profesional, pues esto le abrió las puertas para conseguir encuentros de talla mundial. Recibió el apodo de ‘La Gran Esperanza Blanca’. Este sobrenombre lo consiguió tras derrotar a la mayoría de boxeadores de color que eran campeones en esa época.

Se convirtió en boxeador profesional a los 19 años y a lo largo de su carrera logró pelear en 52 encuentros, 48 ganadas, donde 42 fueron por nocaut, empató tan solo una y perdió tres por nocaut.

Además, se coronó campeón de la Organización Mundial de Boxeo el 7 de junio de 1993 tras derrotar al legendario George Foreman, aunque posteriormente perdió en el primer round a manos de Michael Bentt. Años más tarde intentó volver a coronarse campeón pero Lennox Lewis lo puso fuera de combate.

Una de sus peleas más recordadas es contra Ray Marcer y que a pesar de haber manejado la mayor parte del encuentro, en uno de los rounds Marcer aniquiló con 5 golpes a Morrison y lo dejó tendido sobre el suelo.

Durante sus últimos años, se habló más de sus escándalos fuera del ring por porte ilegal de armas y drogas. Además de sus constantes idas a prisión.

Su muerte

Tommy Morrison falleció a los 44 años de edad debido a una insuficiencia orgánica múltiple, derivada de la enfermedad del SIDA. A pesar de esto, su esposa aclaró ante los medios que él jamás había sufrido de dicha enfermedad, sino que por el contrario sufrió del Síndrome de Guillain-Barre.

Su hijo boxeador

Con 16 victorias por KO, en el mismo número de combates profesionales, su hijo, Trey Lippe-Morrison, toma el relevo. Bajo el manto del famoso entrenador, Freddie Roach, el boxeador de 28 años aún sueña con seguir los pasos de su padre y convertirse un día en campeón del mundo de la categoría madre.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.