Víctor Ortiz: Me retiraré cuando yo quiera y cuando me dé la gana

Un codazo accidental a su ojo izquierdo, en el segundo asalto, dejó a Víctor Ortiz condicionado para el resto de su pelea ante Devon Alexander, en un combate que dos de los tres jueces vieron como empate.

Al final de esa querella de febrero, Ortiz (32-6-3, 25 KOs) fue llevado a un hospital para determinar la gravedad de la lesión.

“El hueso alrededor del ojo se quebró… Devon Alexander es un peleador de calibre, campeón mundial, muy duro. En el segundo asalto me pegó un codazo y me quebró en siete lugares del hueso. Me querían poner placas de hierro y les dije que no”, dijo a HOY Deportes Ortiz, quien estará de regreso al cuadrilátero contra John Molina (30-7, 24 KOs) en el Citizens Business Bank Arena, de Ontario.

Sin embargo, Ortiz explicó que no hizo caso a lo que le diagnosticaron en un hospital de El Paso, Texas, y decidió volver a revisarse en su regreso a casa.

‘Vicious’ estuvo en recuperación por cuatro meses, casi lo mismo que le hubiera tocado esperar de haberse operado.

“Después de la pelea en Texas me [diagnosticaron mal], pero cuando llegué a California me hice una resonancia magnética y me dijeron que tenía varias partes quebradas”, recordó. “Pero ya todo está bien, puedo mirar para todos lados”.

Ante los rumores de un posible retiro debido a la grave lesión que sostuvo, Ortiz dejó en claro que ese no es su plan y que tiene mucho camino por recorrer.

“No voy a retirarme hasta que yo diga”, puntualizó. “Me preguntaron que si ganar o perder una pelea de este calibre era de retirarse y les dije ‘es posible que se pueda retirar uno’, pero no estoy listo para retirarme. Lo voy a hacer cuando yo quiera y cuando me dé la gana. Al momento, voy a ser campeón mundial de nuevo”.

Por lo pronto, el mexicoamericano espera salir victorioso del combate ante Molina, a quien considera su amigo.

“Tenemos una linda amistad. Hace como 11 años íbamos a tirar guantes y nos ayudábamos uno al otro, ahora ya no, pero de repente nos echamos ‘carrilla’. A final de cuentas es un trabajo y de esto sale para ahorrar para la familia”.

Aunque muchos esperaban ver a Ortiz con Brandon Ríos, quien hace poco dejó en claro que no tenía interés de seguir intentando de llevar a cabo ese combate, Molina prometió que su pelea con Ortiz “botará chispas” el 30 de septiembre.

“Sin faltarle el respeto a Brandon pero, no me quiero meter en problemas de otra gente, no creo que la gente saldrá decepcionada cuando tienes una pelea con John Molina y Víctor Ortiz… no se decepcionarán para nada”, dijo Molina.

Por hoylosangeles.com

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.