Chocolatito con el camino despejado para ser campeón AMB y OMB

La siguiente oración suena irreal y hasta desorientadora: Román González no es campeón mundial porque no quiere. Y no se trata de colocarlo al mismo nivel de Srisaket Sor Rungvisai o Jerwin Ancajas, los dos mejores 115 libras de la actualidad, el primero campeón del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y el segundo monarca por la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

A Chocolatito aún le hace falta para volver a esas alturas, sin embargo, bien puede coronarse en la Organización Mundial de Boxeo (OMB), sin problemas, o matar dos pájaros de un solo tiro enfrentando a Khalid Yafai: arrebatarle el cetro de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y tomarlo como un rival legítimo para ponerse a prueba en busca de un tercer combate ante el tailandés o la revancha contra Juan Francisco “Gallito” Estrada.

El caso de la OMB

La OMB es la organización con menos credibilidad de las cuatro existentes con importancia en el boxeo (AMB, FIB y CMB). Muchos critican que aparecen nuevos ranqueados de la nada y es señalada de estar al lado del mejor postor. Pero ese organismo, fue el que le ofreció el título de las 115 libras a Román González directamente en una pelea con Donnie Nietes. El nicaragüense la rechazó alegando que quería hacer un combate de preparación. Nietes empató con Aston Palicte y el título otra vez quedó vacante.
Con todo y que Román no está en el ranking, así como apareció meses atrás de la nada, podría volver a aparecer después de unas conversaciones.

Si se habla en término de facilidades, este título sería una trámite para el tetracampeón. Tras perder Nietes (número 1 del ranking) y Palicte (número dos del ranking) la oportunidad sería del tercero, McWilliams Arroyo, pero perdió ante Kazuto Ioka el pasado 8 de septiembre. Si no es ante el japonés Ioka, el oponente sería el boricua José Martínez, quien no mete miedo a pesar de sus 20 victorias sin derrotas. Todo depende de que Chocolatito esté interesado.

Las facilidades de la AMB

El presidente de la AMB, Gilberto Mendoza, ha declarado su amor boxístico por Chocolatito en muchas ocasiones. En este organismo Román tendría la situación mucho más fácil. Ya es ranqueado en el sexto puesto, a Tom Loeffler le gusta la idea de la pelea ante Khalid Yafai (campeón), en el segundo evento de Superfly le ofrecieron esa pelea como retorno al nicaragüense y prefirió rechazarla porque no estaba en condiciones. Además, Yafai es querido en Inglaterra, un país en el que el boxeo tiene un espacio.

Enfrentar a Yafai le daría a Chocolatito todo lo que busca. Un oponente para demostrar que está bien y en condiciones de regresar a las “grandes ligas” y como el mismo peleador dijo a su llegada a Nicaragua: “Quiero volver a ser número uno del mundo”.

Yafai no representa ningún laberinto boxístico. Y si consigue la victoria y demuestra su segunda juventud a los 30 años, bien podría unificar en el próximo Superfly.

Por laprensa.com.ni

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.