Brian Castaño y un inesperado regalo de boda: Charlo y Spence

Por Osvaldo Principi – La Nación

Brian Castaño alzó sus brazos y exhibió la libreta matrimonial de tapa roja que el Registro Civil de San Justo le había otorgado unos días atrás. La fiesta de su casamiento con Carolina, un jovencita veinteañera de semblante endeble pero temperamento fuerte, ganó en ebullición cuando el disc jockey del salón puso a todo volumen los temas grabados por “El Boxi papá”, la banda tropical que lidera Brian, artista central del flamante C.D: “Para Matanza, el ritmo que pega”.

Era el festejo impecable de una familia laboriosa de toda la vida. Arriba y abajo del ring. Desde aquellas barridas de veredas vecinales, con ramas de plantas de palmeras en su infancia, hasta el aprendizaje de todos los secretos pugilísticos que le permitieron a Brian reconquistar el título mundial mediano jr. (OMB) ante el brasileño Patrick Teixeira, el 13 de febrero último.

Sin embargo, un llamado telefónico silenció al recinto. Todos pensaron en lo peor pero -finalmente- fue una gran noticia. De urgencia debería viajar a Estados Unidos, para asegurar su ingreso en aquel país y firmar, de una vez por todas, el contrato esperado. El mejor de todos ante los campeones del momento. Y así fue.

Un asiento liberado en uno de los escasos vuelos de American Air lo trasladó en absoluta soledad hacia Los Angeles, al otro día. La fiesta del “casorio” se convirtió -entonces- en un recuerdo fresco y fugaz.

Al Haymon, uno de los hombres más poderosos del boxeo actual vinculado a su carrera, aceleró estas gestiones con Sebastian Contursi, su manager, y consiguió el objetivo: concentrarlo en California para poder anunciar en las próximas horas el combate de unificación del cetro mediano jr. con Jermell Charlo, campeón mundial (CMB –FIB-AMB) y gemelo de Jermall, titular de los medianos (CMB).

¿Cuándo y donde será la pelea? Los precontratos diagramados por la empresa Premier Boxing Champions ofrecen dos opciones: el 3 o 10 de julio, en el estado de Texas, en donde Charlo reside. No sólo él, sino también Errol Spence, el fenomenal campeón mundial welter, que también será parte de esta cartelera, proyectándose como adversario directo del vencedor de “Charlo vs. Castaño”. Y esto potencia la valía de este no informe. Si bien nadie lo confirmó, Houston, sería la ciudad escogida para este desafío. Allí se admite un alto porcentaje de espectadores en el recinto. Todo esto dejó en el camino un “chuceo” vertido desde Australia con una oferta insostenible e impagable para pelear con el local Tim Tszyu.

Castaño está inmerso en un plan de trabajo ideal en el alto nivel del boxeo. Un circuito con los nombres de Charlo y Spence, en su camino y una proyección económica que por primera vez lo puede acercar al millón de dólares en bolsas.

¿Es favorito Castaño sobre Charlo? No. Probablemente las pizarras abran sus apuestas: 3-1 en favor del texano. Sin embargo, la derrota inesperada de Charlo ante Tony Harrison en 2018, y las vacilaciones expuestas ante Jeison “Banana” Rosario en septiembre pasado, crean ciertas expectativas optimistas para el matancero. Castaño tendrá a su favor una continuidad combativa olvidada en sus registros: hará dos peleas en cinco meses. Algo inusual en él desde 2016. Esto le garantizará mantener ritmo, tiempo, distancia y estado.

El gran desafío para Brian será lidiar con el riesgo que implica la alta competencia. Con jerarquía de adversarios y grandes escenarios, en un nivel de competencias olvidadas en nuestro medio desde los retiros de Sergio “Maravilla” Martínez, Lucas Matthysse y Marcos Maidana. Inmiscuirse en ello, significará encumbrarse en lo más alto. Castaño demostró tener muy buena base para poder intentarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!