Emanuel Torres en acción el sábado ante Simpson en Estados Unidos

Hace más de un año armó las valijas y silenciosamente se mudó a Estados Unidos. Estaba en el mejor momento de su carrera, pero prefirió un cambio. No importaba su reciente consagración como campeón argentino mediano. Tenía un firme objetivo y fue por él. Emanuel Torres está listo para medirse al invicto estadounidense Lorenzo Simpson, en un enfrentamiento enmarcado en categoría mediano y a ocho asaltos, que será uno de los principales combates complementarios de la velada que se desarrollará este sábado en el Mercedes Benz Stadium de Atlanta, Estados Unidos.

Será su tercera presentación en el exterior, y la tercera en el país en el que decidió radicarse. Y promete ser una de las más exigentes. Torres (16-3, 5 KOs) se las verá con Simpson (9-0, 5 KOs), en una noche de gran trascendencia. Es que luego de ganar el torneo de los medianos televisado por Boxeo de Primera en TyC Sports, Torres fue por más. En esa competición venció a nombres como Alan Castaño, Gonzalo Coria y Jonathan Sánchez, ante quien conquistó el título nacional. Luego de otra victoria, en enero de 2020 abandonó el país, sin tener una certeza de lo que vendría.

Radicado en West Palm Beach, Florida, el bonaerense se reencontró con quien había sido su compañero de gimnasio, Alberto Palmetta. Allí, se incorporó a su equipo y hoy tienen el mismo entrenador: el galardonado Charles Mooney.

Su debut se hizo esperar producto de la pandemia, hasta que el 15 de agosto pasado derrotó al estadounidense Cleotis Pendarvis en fallo unánime y conquistó el título fedecaribe superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), en Daytona Beach. A los 31 años, llega luego del 20 de febrero repetir resultado sobre el local Louis Hernández en Shelbyville, y ahora va por la tercera.

“Es una buena oportunidad y un buen evento. Estoy muy contento y con muchas ganas”, señaló Torres desde su tierra adoptiva, mientras acomoda la bandera argentina que lleva a cada pelea.

“Siempre está. Y cuando uno está afuera, se siente más”, agrega, no sin luego tener palabras de elogio para su entrenador. “Es muy bueno. Como boxeador, ganó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos del ’76. Fue técnico de la selección americana, está en el salón de la fama. Tiene un currículum increíble”, remarcó, y añadió: “Es muy motivador. Siempre te empuja a seguir”.

Con esas armas, se las verá con un boxeador diez años más joven, y de destacado pasado amateur, pero con menos experiencia. Tan es así que el talentoso Simpson ha peleado siempre a cuatro o seis rounds, a excepción de su última pelea, que fue a ocho. Esa fue justamente su mayor victoria cuando superó a su compatriota Sanny Duversonne en decisión unánime el 9 de octubre en Las Vegas. Por eso para ambos, se trata de un gran reto. Y ahora, se enfrentan en una noche trascendental, tanto en lo boxístico como fuera de ello.

En tiempos modernos y de mucho show, la pelea central del evento será el choque de las ultra populares figuras estadounidenses, la estrella de YouTube Jake Paul (2-0, 2 KOs) y Ben Askren (debutante), ex peleador de artes marciales mixtas, quienes se medirán en categoría crucero y a ocho rounds.

Pero en términos íntegramente boxísticos, la pelea más importante será la que protagonicen el ex campeón mundial estadounidense Regis Prograis (25-1, 21 KOs) frente al ucraniano Ivan Redkach (23-5-1-1 sd, 18 KOs), en categoría superligero y a diez rounds.

Además, el espectáculo anuncia las actuaciones de cantantes como Justin Bieber, The Black Keys, Doja Cat, Saweetie, Major Lazer, Doplo, y el conjunto de hip-hop Mt. Westmore, integrado por Snoop Dogg, Ice Cube, Too $hort y E-40.

Poco de eso importa para Torres. Él está allí por decisión propia. Aspira a otro convincente triunfo. La prueba es exigente, pero es consciente que de salir con la mano en alto, dará un gran paso hacia su máxima meta: disputar un título mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!