Marcos Maidana: “Siempre dejé todo en el ring”

Marcos René Maidana, el “Chino” de Margarita. Actualmente alejado de los rings, se dedica a disfrutar de su familia, amigos y su pueblo. Tiene, junto a un amigo (Marcelo Rossini), unas estaciones de servicio.Sigue con el “Team Maidana”, buscando boxeadores que sobresalgan como Brian Castaño, o su hermano Fabián, que se está entrenando en Buenos Aires, a la espera de que le salga una fecha para pelear.

—¿Cómo empezaste a boxear?

—Justamente por estos días, en mi pueblo está el hombre que me inició en el boxeo, Ricardo Linari. Tiene como 80 años. Hace mucho, cuando yo era chico, vino a Margarita y empezó a entrenar chicos. Pasó una semana y ya eran varios. Me enteré de que había un hombre haciendo boxeo, fui y le pregunté: “señor, ¿puedo practicar boxeo?”, viste que los del campo somos muy educados. Todo con cuidado, le hablaba. “Sí, claro”, me dijo Linari. Y ahí empecé. A la semana le dije que quería pelear, gané y ahí siguió mi carrera. Cuando se fue, empecé a entrenar con Ricardo Ferreiro, que me vio pelear, me fue a buscar y me tuvo en su casa como seis meses. Fue quien me llevó a un gimnasio. Todavía no tenía noción de lo que se iba a venir. Cuando empecé a ganar peleas tomé conciencia de que lo único que tenía que hacer era eso, ganar peleas. Me puse a entrenar con todo y así logré lo que logré.

—¿Qué hacías hasta que empezaste con el boxeo?

—No había conocido “pala” hasta ahí. Vivía con mi viejo y solo iba a la escuela. Apareció este hombre y dejé la escuela. A veces pensaba en retomar. Pero hoy ya no. No me arrepiento de no haber estudiado porque me van bien las cosas. Pero con estudios siempre es mejor. Me gusta hablar de mi infancia, contar cosas. Tuve una buena infancia.

—¿Qué sentiste cuando Mayweather dijo que eras una leyenda del boxeo?

—Unos amigos me contaron lo que dijo. Estuvo bueno que haya reconocido que le hice buenas peleas, que me gané lo mío. Lo de la primera pelea, aquello que dije sobre que le gané, fue más para que me diera la revancha. Le hice pisar el palito. Igual la gente también la pedía.

—Aunque hayas perdido, ¿te quedaste conforme por el hecho de haberle peleado?

—¡Me la pusiste difícil! No sé qué pesa más: si haber llegado a pelear con él o haber perdido. Creo que no poderle ganar fue lo más pesado. La pelea en sí no me pesó. No fui feliz porque perdí y estuve amargado un tiempo. Pero después entendí que perdí con el mejor. Dejé todo en el ring, estaba conforme. Teníamos a todos en contra, pero yo sabía que iba a ser así. Entrenaba físicamente, me preparaba bien. A veces veía videos de mis rivales, así cuando subía al ring ya sabía qué iba a hacer.

—Dejaste una muy buena imagen como boxeador

—Tomo con tranquilidad lo que dicen de mí. Siempre hice lo que podía arriba del ring. Estoy tranquilo por el espectáculo que di. Hoy la gente recuerda mis peleas. Hay quienes me escriben para felicitarme y decirme que hoy no hay peleas como las mías. Eso sí está bueno.

—¿Tuviste alguna noche de nervios?

—No sé si nervioso, pero me producía algo raro pelear con la gente de mi país de fondo. Como aquella pelea contra Corley, en el Luna Park (28/8/10). Esa noche sí me puse nervioso. Pero eso no solo dependía de la gente, sino también del rival. Me sentía mejor peleando en Las Vegas. Me sentía como en mi casa. Me gustaba. Pero tampoco puedo decir que el público haya influido. Nunca me importó lo que la gente hiciera abajo. Arriba del ring éramos dos. Siempre supe lo que llevaba: huevos, pegada

—¿Te quedó algo pendiente en tu carrera deportiva?

—Nada. Logré todo lo que quería. Incluso hasta pude pelear con el mejor (Mayweather). Pensaba que hacía una y me retiraba. Y finalmente le hice dos.

—¿Volviste a hablar con Mayweather después de aquellas dos peleas de 2014?

—No. Como él habla en inglés y yo español, no nos entendemos mucho. Nos cruzamos por ahí pero nada más. No tenemos amistad.

—Si tuvieses una segunda vida, ¿te dedicarías de al boxeo?

—Volvería a ser boxeador. Incluso quisiera hacer la misma carrera que hice. El boxeo me dio todo: bienestar económico, educación, conocimiento, todo. Siempre hablamos con mis amigos sobre las cosas que logré. Yo mismo pienso en dónde estoy y de dónde salí. Soy un agradecido a la vida. Nunca imaginé, cuando empecé, que iba a ser campeón. Solo boxeaba porque me gustaba. Cuando empecé a boxear no sabía ni lo que eran los guantes. Hasta los 14 o 15 años nunca había visto una pelea. No teníamos televisión en mi casa. Vivíamos en el campo. No teníamos luz ni heladera, nada.

Ni sé cuál es la música de Justin Bieber. No lo conocía hasta que vino a la pelea con Mayweather. A mí me gustan Los Palmeras. Hace poco los traje a mi pueblo, nadie pagó entrada. Todo corrió por mi cuenta. Los Palmeras son unos grandes y además son hinchas de Colón”

A mi esposa le gusta mucho Miami. A mí también, pero Margarita es mi lugar en el mundo. No lo cambio por nada”

One thought on “Marcos Maidana: “Siempre dejé todo en el ring”

  • marzo 1, 2018 at 8:48 pm
    Permalink

    Sencillo, eficiente, buena persona, buen profesional, Campeón Mundial, Argentino, que mas se puede decir.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!