Kovalev y Bivol favoritos en Nueva York

Por Bernardo Pilatti | ESPN Digital

Este sábado en el Madison Square Garden veremos una doble cartelera de semipesados y con dos títulos en juego. Sergey Kovalev (31-2-1 con 27 KOs) defenderá su cinturón de la Organización Mundial de Boxeo ante el también ruso Igor Mikhalkin (21-1 con 9 KOs) y otro ruso, Dmitry Bivol (12-0 con 10 KOs) expondrá su diadema de la Asociación Mundial de Boxeo ante el cubano Sullivan Barrera (21-1 y 14 KOs). Los dos campeones en lo previo, son los favoritos para llevarse la victoria y de los dos retadores, apenas Barrera parece ser el único en condiciones de destronar al monarca reinante.

Para Kovalev, parece un desafío adecuado en ese camino de regreso a los primeros planos luego de su debacle ante Andre Ward, contra quien perdió dos veces y estuvo a punto de abandonar el boxeo. Para Bivol es aquella prueba de fuego que le permitirá llegar definitivamente al primer nivel y para Sullivan Barrera, es mucho más que eso, es el “ahora o nunca” contra el rival equivocado. Algo que necesariamente debe ser explicado.

¿PELEA DE TRAMITE PARA KOVALEV?

En la percepción previa, la pelea de Kovalev-Mikhalkin es de purísimo trámite para el campeón. Es verdad que en boxeo la especulación concluyente es un arma de doble filo en un deporte impredecible y donde un solo golpe alcanza para romper con todos los pronósticos. Sin embargo, llamados a buscar argumentos que nos permitan darle alguna oportunidad a Mikhalkin, no encontramos ninguno. Todo parece resumirse al desempeño de Kovalev, de él dependerá la victoria y solo de él dependerá una hipotética derrota.

Mikhalkin es un zurdo de buen físico, con un respetable palmarés, que ha ganado títulos europeos e internacionales y mayormente ha peleado en Alemania y Francia. Esta será su primera batalla en Estados Unidos y Kovalev será el más importante, por no decir el único, rival de primer nivel en toda su carrera.

Si ya en la estadística sus opciones son lejanas, aún más lo serán en lo boxístico. Es un púgil de boxeo clásico, que trabaja siempre con la guardia alta y utiliza rutinariamente el jab abajo y arriba para establecer su estrategia. Al jab que protege su territorio o le permite ir sumando golpes, agrega la izquierda larga a la cual siempre le da el recorrido total. O sea, no arriesga entrando y es difícil verlo intercambiar en corto.

Por momentos busca darle sorpresa a su boxeo desde la media distancia, pero es desprolijo al hacerlo. No maneja con mucha destreza el trabajo sobre piernas, o bien erra y queda expuesto – entra demasiado abierto cuando ataca — o retrocede sin mucha estilo lo que también facilita el plan al rival. Mikhalkin no parece tener pegada y su estilo no le ayuda a mejorar en ese rubro. Sí parece tener asimilación, como una posible virtud, pero no olvidemos que aún no ha enfrentado a un a un rival del nivel y la pegada de Kovalev.

Tampoco su guardia zurda permite imaginar alguna ventaja en esta pelea. A Sergey Kovalev siempre le ha ido bien contra rivales zurdos. Basta recordar a Cedric Agnew, Blake Caparello, Gabriel Campillo o el keniano Douglas Otieno Okola. Todos zurdos, todos noqueados.

El campeón es más fuerte, de pegada demoledora, de más experiencia y con recursos técnicos superiores al de su rival. Necesariamente hay que imaginar una pelea que no debe ir más allá del sexto asalto. La asimilación, el boxeo cauteloso y el jab defensivo a Mikhalkin le permitirán manejar la pelea por los primeros tres o cuatro asaltos. No obstante, una vez Kovalev haga los ajustes y gane ritmo en el combate la historia terminará de forma contundente. Es imposible imaginar otro final.

COMPLICADA PELEA PARA SULLIVAN BARRERA

El cubano Barrera debió enfrentar a Sergey Kovalev en su pelea anterior (cuando este venció a Vyacheslav Shabranskyy por el título vacante OMB) o a lo sumo hacerlo este sábado. Según sus propias palabras, esa pelea no se dio porque en principio no había títulos en juego, pero después lo hubo ante el retiro de Andre Ward. Por ello, en su momento, optó Barrera por ir detrás del título AMB de los semipesados.

Esa versión puede ser verdadera o apenas una justificación diplomática, ante una realidad inocultable. La manejadora de Sergey Kovalev (Kathy Duva), también representa la carrera de Sullivan Barrera y para colmo, tiene parte de intereses comerciales en la carrera de Dimitry Bivol.

Utilizando una frase popular cubana, “Sullivan cayó en medio de un buen arroz con mango promocional”. ¡Vaya uno a saber la verdadera historia de estos cruces entre semipesados!. Por ello, entendemos que Bivol es el rival equivocado. Al final del día, este ruso (Bivol), para Barrera será más difícil de vencer que el otro ruso (Kovalev)

Bivol es un noqueador implacable, un púgil duro, de mucha pegada y mucha asimilación. Que trabaja en cualquier distancia, rápido y que tiene la misma efectividad de golpeo en las dos manos. A esos atributos suma el hambre de consagrarse en el mejor escenario, el mítico Madison Square Garden y el premio, en caso de una victoria, de unificar luego contra una verdadera leyenda del boxeo como su coterráneo Sergey Kovalev. En perspectiva, esas condiciones le dan cierto favoritismo, pero tampoco la tendrá fácil. Barrera es un rival temible, que además lo supera en experiencia.

Barrera en su campamento previo, ha mostrado un crecimiento notable desde lo físico. Se ve más musculoso, como si se han tomado en serio ese factor y han trabajado su fortaleza como el factor que haga la diferencia en la pelea de este sábado. El cubano es más alto y tiene mejor distancia, algo que determinara el tipo de peleas que veremos. Barrera moviéndose, manejando el jab y apostando a cazar a Bivol entrando. Necesariamente buscará el KO en la contra y trabajará mucho el cuerpeo para evitar los madrazos del ruso.

Ese escenario no permite vaticinar una pelea que se decida en las tarjetas. Son dos rivales que lanzan muchos golpes duros, de esos que lastiman. Si hay aumento en la musculatura de Barrera, eso le puede disminuir los movimientos. Tomando en cuenta que Bivol es de los dos el que más trabajará por laterales y variando caminos hasta encontrar la vía para invadir la corta o media distancia y allí soltar sus combinaciones de poder, veremos un primer tramo de pelea intenso, de mucho volumen de golpeo y donde los dos se llegarán con buenos golpes.

Bivol, hasta el momento, ha demostrado tener buena asimilación. Barrera, no tanto. Lo han mandado a la lona temprano y si bien ha demostrado recuperación rápida, es un misterio cuando daño podría producirle un buen golpe de Bivol.

Las mayores posibilidades en esta pelea es que termine no más allá del sexto o el séptimo asalto. En lo previo, hay un ligero favoritismo para el ruso. Manejará el ritmo de la pelea, tendrá con ello mejor visión para aprovechar el momento de colocar sus golpes de poder y una visión defensiva más amplia, en caso Barrera se vea obligado a salir a jugársela en el intercambio. Entre hombres de pegada dura y que van a buscar el KO temprano, no hay dudas que el pleito terminará por la vía rápida. La asimilación en esos casos suele ayudar a los pronósticos y en ese rubro, parece mejor el ruso.

Ojalá el mejor golpe de KO sea del cubano. No escondemos nuestra preferencia por Barrera, nos gustaría verlo salir con la mano en alto. Esta pelea es crucial para su futuro. A sus 36 años, no hay mañana si no vence, la derrota será lapidaria y solo consagrará una injusta ecuación promocional que le facilitó las cosas a uno (Kovalev) y se las complicó al otro (Barrera). No obstante, deseo y realidad no siempre van de la misma mano, el cubano la tiene complicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!