Un legado para toda la vida

A su 40 años, Manny Pacquiao volvió a lo grande. Ante un rival 11 años menor que él, el filipino que fue ampliamente superior, se impuso por fallo unánime, con un 117-111 y dos 116-112 en las tarjetas.

Salvo en el cuarto round, Pacquiao controló el devenir del combate en el MGM Grand. A pesar del paso del tiempo, lució tan veloz como en otras oportunidades y superó la postura calculadora del estadounidense para reasegurarse el cinturón que le había ganado a Lucas Matthysse en julio de 2018.

en los primeros segundos se mostró metido en la pelea, lanzándose rápidamente hacia adelante para eludir la guardia de Broner, de 29 años. Las combinaciones insinuadas en ese round inicial se potenciaron en el tercero, cuando también sorprendió con algún contragolpe. 

El norteamericano buscaba recuperar el título que había perdido en 2013 frente a Marcos Maidana. En el cuarto round, su esperanza pareció encontrar un espaldarazo. Después de economizar su esfuerzo, salió decidido: golpeó de zurda en el arranque y cerró con un fuerte impacto de derecha. Se ilusionaba con el posible agotamiento físico de Pacquiao para luego sacar ventaja de su supuesto mejor estado físico. Sin embargo, el filipino apenas se tomó respiro en los 12 episodios.

 

PAC MAN dejó su récord en 61 victorias (39 por nocaut), siete derrotas y dos empates 

 

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: