Vergil Ortiz quiere los grandes nombres de la división welter; reta a Terence Crawford

Vergil Ortiz dio un golpe de autoridad el sábado por la noche en Dallas, más fuerte que el que envió a la lona a Maurice Hooker, en su victoria por nocaut técnico.

Ortiz mostró que tiene boxeo, pegada, velocidad y que está preparado para comenzar a pensar en las “grandes ligas” del boxeo, aunque tenga que pasar aún por un proceso para tener oportunidad de subirse al cuadrilátero con los campeones más respetados de su categoría.

Ortiz, de 22 años, venció en el séptimo asalto a Hooker, a quien dominó de punta a punta y al que derribó antes en el quinto round.

Vergil Ortiz Jr. noqueó en el séptimo asalto a Maurice Hooker.Sye Williams/Golden Boy/Getty Images

“Para ser honesto, ni siquiera creo que la pelea estuvo cerrada”, dijo Ortiz. “Conecté la mayor cantidad de golpes precisos. Yo fui el que puso su cabeza de espalda. Sólo me conectó unos cuantos golpes limpios”.

En su primera oportunidad de hablar después de ganar, Ortiz (17-0, 17 KO’s) retó al campeón welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), Terence Crawford, considerado uno de los mejores púgiles libra por libra de la actualidad, que estaba en primera fila observando la pelea.

Crawford (37-0, 20 KO’s) reconoció a la prensa de Dallas que Ortiz había dado una buena exhibición, que era un boxeador, pero que aún le faltaba para tratar de intimidarlo como posible rival en un combate por título mundial.

“En realidad no quiere enfrentarme”, afirmó Crawford. “Eso es lo que se hace, pedir a los peleadores que están en la cima en este momento. Yo lo hice alguna vez. Él está haciendo lo suyo y lo que se supone debe hacer. Y sólo le deseo lo mejor…”.

Hooker, un ex campeón súper ligero de la Organización Mundial de Boxeo, reconoció la calidad de Ortiz.

“Tuve problemas en los primeros rounds con la tormenta de golpes que me lanzó”, expresó Hooker en referencia a Ortiz. “Las cosas no se fueron hacia mi lado. Recibí un muy buen golpe al cuerpo, me lastimé una mano y hasta ahí… Se acabó la pelea”.

Ortiz reconoció que para crecer y aspirar a un título mundial de respeto tendrá que enfrentar en el corto y mediano plazo a boxeadores con currículums impresionantes, más allá de pensar en Crawford.

“Estoy listo para cualquiera de esas peleas”, aseguró Ortiz. “Quiero ser el mejor. Quiero unificar los cinturones de la división welter y no me importa sobre quién tenga que pasar”.

Primero tendrá que ganar un campeonato mundial, después del Intercontinental Welter de la OMB que conquistó el sábado y después pensar en que su camino deberá cruzarse quizá con Crawford, Errol Spence Jr, quien también es oriundo de Dallas y estaba en la arena, o con Mike GarcíaShawn PorterDanny García o algún otro en una muy reñida división de las 147 libras.

“Este triunfo me da más confianza”, señaló Ortiz. “Creo que mi mismo incluso ahora más que nunca que estoy listo para un título mundial”.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: