Incluso con derrotas, Pacquiao sigue como uno de los mejores del Siglo

Argumentos deportivos. Son el tema de un millón de apuestas de bar y el forraje de muchos programas de radio vespertinos en automóvil.

LeBron o Jordan. Brady o Manning. Gretzky u Orr. Etcétera.

Resulta que el boxeo no es diferente.

Internet está repleto de listas que exponen a sus autores como una fuente definitiva de colecciones libra por libra tanto modernas como históricas. 

Algunos valen su peso en clics, mientras que otros se pasan mejor por alto.

Para celebrar el canto del cisne de los sábados de Manny Pacquiao, su personaje favorito de los martes se unió a la refriega compilando una lista de los 10 mejores boxeadores de este siglo. 

La rivalidad de Pacquiao con Floyd Mayweather Jr. generó argumentos por sí sola antes de consumarse con una pelea de 2015 que este último ganó por unanimidad en el MGM Grand de Las Vegas.

Los 10 luchadores se presentan en orden alfabético.

Canelo Álvarez: El mexicano de cabello canela debutó en 2005, fue campeón en 2011 y ha pasado los últimos 10 años recolectando hardware en todas las divisiones desde la 154 hasta la 175, sin signos visibles de desaceleración.

De hecho, dada su preeminencia, las preguntas más importantes que lo rodean en estos días no son sobre qué tan bueno es, sino si le quedan muchos mundos legítimos por conquistar.

Joe Calzaghe: Se convirtió en un destacado en el Reino Unido después de vencer a Chris Eubank por el cinturón de la OMB en las 168 libras en 1997, pero no superó en los Estados Unidos hasta nueve años y 17 defensas más tarde cuando se desnudó competitivamente en ese momento. -el invicto reclamante de la FIB Jeff Lacy ante una multitud rabiosa en Manchester.

Peleó tres veces más en el peso súper mediano antes de saltar el Atlántico para conseguir peces de gran renombre de 175 libras en los últimos dos combates de su carrera a lo largo de siete meses en 2008, pasando de caídas en el primer asalto para derrotar a Bernard Hopkins en Las Vegas y Roy. Jones Jr. en una final del Madison Square Garden.

Cuarenta y seis peleas. Cuarenta y seis victorias. ¿Necesitamos decir más?

Bernard Hopkins: El inquietante de Filadelfia tuvo la carrera más desafiante del calendario de la historia reciente en las dos primeras décadas del siglo XXI, permaneciendo relevante y en un nivel de campeonato hasta que tuvo casi 50 años.

Aunque rompió el siglo cuando era un joven y ágil 35 años, “The Executioner” se abrió camino hacia el estatus de nombre familiar a medida que avanzaban los años, deteniendo a Felix Trinidad en un espectáculo posterior al 11 de septiembre en el Madison Square Garden. en 2001, manejando a Oscar De La Hoya tres años después y reinventándose a sí mismo como un peso semipesado con una impactante (para algunos) derrota del entonces rey Antonio Tarver cuando tenía 41 años en 2006.

Ocho victorias más siguieron contra todo tipo de enemigos, desde campeones invictos como Kelly Pavlik hasta viejos rivales desgastados como Roy Jones Jr.La carrera por el título finalmente terminó con una convincente derrota en 12 asaltos ante Sergey Kovalev dos meses antes del cumpleaños número 50, y el final de la línea se puntuó cuando Hopkins fue derribado del ring en una derrota por KO ante el futuro campeón Joe Smith un mes antes de cumplir 52 años.

No es una salida ideal, pero nadie de acciones recientes lo ha hecho mejor antes que “B-Hop”.

Naoya Inoue: Algunos chicos están aquí basados ​​en lo que han hecho. Y otros hicieron la lista basándose tanto en lo que ocurrió como en lo que parece permanecer. Incluya a la superestrella japonesa Naoya Inoue entre las últimas.

El “Monster” de 28 años ha pasado nueve años como un profesional aterrorizando a las clases de peso más liviano, ganando un cinturón en 108 libras en solo su sexta pelea profesional y subiendo la escalera a títulos posteriores en 115 y 118.

De hecho, cada uno de sus 15 combates desde que ganó el título inicial ha llegado con el oro en la línea e Inoue ha hecho su trabajo con un estilo violento, acabando con todos menos dos de sus oponentes. Ha registrado solo 117 rondas en 21 peleas profesionales, un promedio de poco más de 5.5 rondas por salida.

Una unificación con su compañero campeón de peso gallo John Riel Casimero solo mejorará la leyenda floreciente.

Roy Jones Jr .: Si tan sólo Roy Jones Jr. se hubiera marchado un poco antes, su puntuación en la “prueba de la vista” en listas como estas sería más alta.

Digamos, por ejemplo, que salió después de un ascenso improbable al peso pesado para desbancar al entonces reclamante de la AMB John Ruiz en 2003 y, por lo tanto, terminó 48-1 con títulos en cuatro categorías de peso y un KO de revancha en el primer asalto del único hombre ( Montell Griffin) para vencerlo.

Entonces sucedió 2004.

Jones siguió a Ruiz con un encogimiento hasta 175 para una decisión mayoritaria sobre Antonio Tarver, pero fue almidonado por su rival de Florida la primavera siguiente y atravesó 14 años más de mediocridad en el reconocimiento de nombres antes de terminar finalmente con una decisión sobre el pug de 11 derrotas. Scott Sigmon en 2018.

Del 48-1 al 66-9. Pero el primer capítulo era demasiado bueno para no darse cuenta.

Wladimir Klitschko: ¿Valoras un trabajo a largo plazo (por una suma de 25 victorias en 29 peleas por el título a lo largo de 17 años) o el resultado unilateral de una sola pelea en la que dos jueces le dieron a su enemigo ocho asaltos y un tercero? le dio nueve?

Tal es el forraje del debate entre Wladimir Klitschko y Tyson Fury.

El gigante ucraniano presentó el argumento anterior, ganando un par de reinados del título y pisoteando la división mientras alcanzaba números de defensa del título reservados para jugadores como Larry Holmes y Joe Louis.

Estaba en su mejor momento bajo la tutela de Emanuel Steward, convirtiéndose en un monstruo ofensivo gracias a un marco de 6’6 “y un alcance de 81” similar al de un pterodáctilo.

Sin embargo, no importó contra Fury, ya que el inglés se agarró, agarró y revoloteó en su camino hacia una amplia victoria que lo impulsó a un título lineal que todavía tiene al borde de una pelea de trilogía con Deontay Wilder.

Juan Manuel Márquez: Érase una vez, sus nombres eran inseparables. Siempre que mencionaste a Manny Pacquiao, le siguió una llamada de Juan Manuel Márquez.

Después de todo, los dos pelearon cuatro veces en tres categorías de peso y ocho años, con tres peleas dirigidas a las tarjetas de puntuación, mientras que la cuarta terminó en lo que todavía reina como el KO de alto perfil más dramático del siglo.

A Márquez también le fue bastante bien cuando peleó contra otros, reuniendo títulos en 126, 130 y 135 libras y anotando el paro sobre Pacquiao en una pelea sin título en 147 antes de una última oferta fallida por el cinturón contra Tim Bradley.

Una quinta pelea con el filipino nunca se materializó, pero el currículum habla por sí solo.

Floyd Mayweather Jr .: Hablando de muchachos que han vencido a Pacquiao, aquí hay otro.

Mayweather emergió de los Juegos Olímpicos de 1996 con una medalla de bronce, pero fue la última vez en su carrera en el ring que terminó siendo cualquier cosa menos un lado A.

Fue un ganador de KO en el segundo asalto en su primera pelea, un campeón a los 18 años y al borde de una ruptura a gran escala para cuando llegó el 2000. Derrotó a un Diego Corrales previamente invicto en su tercera pelea del nuevo siglo y no dejó de escalar hasta que ganó cinturones en cinco categorías de peso.

También se convirtió en el principal atractivo en la historia del pago por evento, jugando la carta alta en cada una de las cuatro peleas más importantes de 2007 a 2017 contra Oscar De La Hoya, Canelo Álvarez, Pacquiao y Conor McGregor.

Manny Pacquiao: Es un plan como ningún otro.

Manny Pacquiao comenzó su carrera como un peso mosca junior adolescente y llegó a Las Vegas el sábado con la oportunidad de recuperar un cinturón que ganó 41 libras y 24 años después.

En el medio, capturó títulos corporales sancionadores en siete categorías de peso de 112 a 154, venció a algunos de los mejores luchadores de la época y consolidó su caso como miembro del Salón de la Fama en la primera votación si alguna vez se retira.

Pérdida de Ugas o ninguna pérdida de Ugas, el tipo fue notable.

Andre Ward: Ward marcó relojes de bajo perfil en Temecula, Portland y las Islas Caimán antes de alcanzar el gran momento con una derrota del entonces campeón Mikkel Kessler por el título de la AMB en las 168 libras.

Siguieron seis defensas mientras elevaba gradualmente su perfil libra por libra, incluido un paro dominante del campeón de peso semipesado Chad Dawson después de la desacertada caída del hombre más grande de 175.

Las lesiones y las disputas promocionales mantuvieron a Ward alejado de la actividad frecuente, pero era brillante cada vez que trepaba por las cuerdas, y finalmente se movía al peso semipesado por derrotas consecutivas de Kovalev, incluido un nocaut técnico en el octavo asalto en su revancha, que también resultó ser su última pelea en 2017.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: