Hace 10 años el ‘Terrible’ Morales se convirtió en tetracampeón

Una de las grandes noches que vivió en su carrera el histórico Érik Morales se remonta a un día como hoy, pero de hace diez años, al ganar el cetro superligero del Consejo Mundial de Boxeo y convertirse en el primer peleador mexicano en conquistar títulos del mundo absolutos en cuatro distintas divisiones.

El “Terrible” logró el tetracampeonato en su carrera al vencer aquella noche a un peleador más joven que él, el mexiquense Pablo César Cano, quien le dio dura batalla en la Arena Garden del MGM Grand de Las Vegas, pero la experiencia del tijuanense salió a flote al imponerse por nocaut técnico en diez fragoroso asaltos.

“Pasa muy rápido el tiempo. Me sigo sintiendo muy contento de haber logrado ese título, el cuarto en mi carrera, fue una bonita experiencia de poner el listón más alto del que había puesto (Julio César) Chávez (con títulos en tres diferentes pesos); le echamos muchas ganas para ganar ese campeonato y lo sigo disfrutando”, expresó el ex tetracampeón del mundo, quien reinó en peso supergallo, pluma, superpluma y superligero.

Con el recuerdo de aquella pelea traído el presente, así la revivió en charla con el Diario de los Deportistas: “Le ganamos a un peleador invicto, que pegaba muy duro, además muy joven que tenía muchas ganas de ese campeonato; la experiencia y el trabajo me permitieron ganar la pelea, fue una gran noche, junto a mi equipo”.

El fronterizo alcanzó el título en su regreso al boxeo, pues en agosto de 2007 había dicho adiós, y reapareció en el ring en marzo de 2010 con victoria sobre el nicaragüense José Alfaro, en la Arena Monterrey.

“Cuando te vas del boxeo y parece que todo está acabado, después regresas con la ilusión de ser campeón mundial una vez más; para muchos es increíble, para otros imposible, pero para mí era un sueño, sobre todo un ejemplo muy grande para mis hijos, de que cuando realmente quieres conseguir algo, se puede lograr con dedicación”, sostuvo.

Cada título en su carrera viene acompañado del nombre de su padre y entrenador José “Olivaritos” Morales (qepd), de quien siempre estará agradecido.

“Después de las dificultades que pasamos, que él mismo me dijera que ya no boxeara, que me retirara, al final me acompañó en la última etapa de mi carrera, siempre se lo agradeceré, lograr ese cuarto título juntos fue algo muy bonito, porque así empezamos y así terminamos”, concluyó.

Disfruta faceta de entrenador 

Toda la experiencia acumulada en el cuadrilátero, el tijuanense Érik Morales la ha trasladado a su etapa de entrenador dentro del boxeo, junto a sus pupilos, con quienes trabaja a tope para impulsarlos a lograr sus objetivos.

En su establo de peleadores están Jaime Munguía (peso medio), Alan Picasso (peso supergallo) y Óscar Duarte (peso ligero),  a quienes alista en el Centro Ceremonial Otomí, donde justamente él se entrenaba.

“Esta etapa la estoy viviendo con mucho agrado, con peleadores jóvenes que tienen mucho que darle al boxeo, esperemos que se logren sus sueños, estamos trabajando fuerte, en este momento estamos en el Otomí con Munguía, Picasso, Duarte, también se unirá Mariana Juárez, tendré cuatro peleadores a la vez trabajando”, señaló el “Terrible”.

 

Marca como profesional: 52-9, 36 nocauts

Títulos: Supergallo WBC-WBO; Pluma WBC; Superpluma WBC-IBF y Superligero WBC

Fecha de debut: 29 de marzo de 1993

Última pelea: 20 de octubre de 2012

 

Peleas de título mundial del “Terrible” 

25 Peleas

19 Victorias

12 Nocauts

6 Derrotas

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: