Leandro “Musculito” Blanc, lo bueno viene en envase chico

DIARIOJUNIO habló con el Campeón Sudamericano Minimosca, ex representante olímpico argentino en Río de Janeiro 2016, Leandro “Musculito” Blanc, quien este sábado tendrá un doble desafío: defender su corona e intentar hacerse del título vacante Fedelatin ante un peligroso rival al que conoce bien por tratarse de un ex compañero de la Selección Argentina de Box Amateur. Antes de la pelea de este próximo sábado 25 de septiembre, en el complejo termal “Vertientes de la Concordia”, una velada que contará con el también concordiense “Perrito”Víttori y el regreso al ring de la leyenda nacional del box femenino, Marcela “La Tigresa” Acuña, “Musculito” habló del entrenamiento, los sueños y los temores.

DIARIOJUNIO: Los apodos en el box son muy corrientes, hay variopintos, pero digamos que el tuyo suena bastante particular. Hasta que uno te conoce y ve que tenés 1,50 metros de altura y sos 48 kilos de pura fibra

Musculito Blanc: Me pusieron musculito en mis inicios, en un pesaje, fue el padre de “Perrito Vittori”. Me saqué la remera y dijo: “musculito”. Ahí quedó para siempre

DJ: Tenés tan sólo 4 peleas como profesional y ya tenés un título. No muchos pueden acceder a esa chance tan rápido y saber aprovecharla

MB: En mi tercera pelea ya dispute el título Sudamerincano. Ahora lo defiendo por segunda vez y voy por otro título. Pero tengo un recorrido previo de alrededor de 100 peleas como boxeador amateur. La base de todo está en el entrenamiento. Yo a este deporte siempre lo tomé con responsabilidad, con mucho sacrificio y voluntad porque al boxeo no se juega.

DJ: Vas a pelear al aire libre, ¿te sienta cómodo?

MB: Mi última pelea la disputé en marzo de este año también en las termas. Es muy lindo, se respira mejor, pero más que nada, es la ansiedad y la alegría de volver a pelear con la gente de uno alentando.

DJ: Has participado de veladas a gimnasio lleno, sobre todo en tu etapa amateur, ¿cómo fue pelear durante la pandemia por coronavirus?

MB: Lo que más se extraña es pelear con todo el público apretado, con la popular alentando, pegándole a los bombos y cantando, se extraña el clima de euforia, los gritos. Si bien uno está concentrado y trata de pensar en la pelea, de no escuchar mucho lo que pasa afuera del ring, el aliento de la gente es una energía extra.

DJ: Conociste varias ciudades del mundo, varios estadios de box, ¿qué lugares son los que más recordás de todos los que visitastes como boxeador?

MB: Como paisaje me gustó Qatar, ciudades increíbles, la arena, las playas. Como lugar para pelear me quedo con el estadio de Río, en las olimpíadas, era un lugar espectacular, imponente.

DJ: En las olimpíadas de Brasil estuviste cara a cara con algunas de las estrellas del básquet nacional…

MB: Cara a cara es una forma de decir, ja. Sí tenía a Ginóbili y Scola de seguridad y yo en el medio, ja. Mi cabeza les daba por la cintura. Fue una experiencia única conocer deportistas de ese nível que sólo veía por la tele. Jamás imaginé poder cruzarlos alguna vez, que me pudieran invitar a tomar unos mates o compartir un programa de televisión con ellos. Fue algo que voy a recordar siempre

DJ: Sí bien ahora sos un boxeador profesional, rentado, todavía no te sustentas cien por cien con el boxeo. ¿A cuánto estás de lograrlo?

MB: En la corta carrera que llevo como profesional todavía no salió nada importante en materia económica como para decir que ahora puedo vivir sólo del boxeo, pero estamos en camino a eso. Creo que después de esta pelea, si sale todo bien, se pueden empezar a abrir las puertas. Vamos a ir por todo para que esas oportunidades aparezcan.

DJ: A diferencia de lo que uno ve en el boxeo internacional, acá en Argentina rara vez se escucha de las bolsas que cobran los boxeadores, ¿a qué responde?

MB: Por lo general, no son bolsas abultadas como para hacer alarde de eso como uno a veces ve cuando pelean las grandes figuras del boxeo mundial. Son arreglos entre el promotor y el equipo que a uno lo representa. En mi caso particular, mi categoría es la menos paga, salvo que por ahí sea una pelea importante, una pelea por el título del mundo

DJ: Con tu rival de este sábado se conocen bastante bien, ¿lo ves como una ventaja o como un obstáculo?

MB: Yo creo que esta pelea, en los papeles, es una de las mejores que se pueden dar hoy en el país. Creo que va a ser una pelea atractiva. Yo soy zurdo, él es derecho. Tuve la experiencia de estar en el seleccionado junto a él, entrenamos muchísimo tiempo juntos, competimos en varios torneos y nos enfrentamos dos veces como amateurs. Tiene un buen nivel, es un boxeador técnico.

DJ: Entonces, ¿cómo lo vas a pelear?

MB: Yo siempre voy al frente, a buscar al rival, al intercambio de golpes y la pelea intensa. Creo que se puede resolver antes de los 12 rounds. Si bien el knock out es un golpe de suerte a veces, sin pensar, podés encontrar la mano justa. Como profesional pude noquear en tres de las cuatro peleas que hice. Creo que tengo un gancho en la zona baja que es potente y como zurdo tengo el hígado del rival a tiro con mi mano más fuerte. Ojalá la pueda hacer sentir en el combate.

DJ: ¿Se teme a los golpes todavía?

MB: El miedo ya se me fue. Lo que sí siempre hay nervios, aunque sea la pelea 200 de mi carrera. Pero son, sobre todo, producto de la ansiedad, de ganas de subirse al ring de una vez y terminar con el asunto porque la pelea para un boxeador comienza mucho antes de la campana inicial, empieza con el entrenamiento en triple turno y la dieta porque el primer rival es la balanza. Así que uno viene con toda esa pelea previa contra su propio cuerpo y su mente que se prolonga por meses antes de dar la pelea final arriba del ring.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: