Oleksandr Usyk regala un recital ante Anthony Joshua y le roba los títulos mundiales

Oleksandr Usyk nos regaló una brillante exhibición ante Anthony Joshua, quien no pudo lucirse frente a su público en Londres y el ucraniano se proclamó como nuevo campeón mundial de pesos pesados en la AMB, OMB y FIB tras vencer por decisión unánime con tarjetas de 117-112, 116-112 y 115-113.

Joshua sorprendió desde su salida rumbo al ring, montando un gran espectaculo que incluyó hasta baile por parte del británico, llenando de emoción a todos los presentes en el estadio.

El peleador ucraniano salió con más ganas en el primer asalto y fue quien buscó conectar los primeros golpes a un Joshua fijo en el centro del ring pero con la guardia alta para evitar descuidos.

El medallista de oro en Londres 2012 sabía que la ventaja en la distancia le pertenecía y buscaba mantener lo más lejos posible a Usyk con jabs pero aún sin soltar golpes de poder en el segundo asalto.

Fue hasta el tercer round cuando el retador se lanzó con más intensidad al frente y logró poner en aprietos a AJ, sin embargo, otro factor que le impedía llevar la pelea a su terreno fue la guardia encontrada, con algunos pisotones que frenaban sus embates. Poco antes del final de ese episodio, Oleksandr metió una izquierda que puso tambaleante al actual campeón.

La tensión en el inicio del cuarto round fue tan notoria en Joshua que incluso los decibeles del estadio fueron bajando pero Usyk no pudo mantener el castigo y dejó crecer a su rival.

Tuvimos que esperar hasta el quinto asalto para ver a Joshua soltar las manos con un poco más de fuerza, obligando a Usyk a detener por un momento sus ataques y caminar por el ring para evitar el castigo.

El campeón mundial parece que aprendió el camino y nuevamente en el sexto round pudo conectarle una gran derecha en el rostro del retador, comenzando a equilibrar la balanza.

El accionar de quien venciera a Andy Ruiz para recuperar el cetro mundial completo siguió en ascenso y eso también incrementó el volumen de los asistentes, quienes también crecieron en confianza, hasta que de nuevo apareció una izquierda de Usyk que de puro milagro no llevó a la lona a Joshua.

Si algo estaba claro hasta entonces es que ninguno de los dos peleadores vendería fácil la derrota y nos regalaron acciones para el recuerdo, lo que, sin dudas, abre las puertas para una revancha más tarde.

Aparecieron los rounds de campeonato y con ello el cansancio en el cuerpo del ucraniano, quien ya tenía huellas del combate en el ojo derecho y buscaba tomar aire para ejecutar un nuevo ataque pero AJ no lo permitía.

Pese a la falta de energía, al retador todavía le quedó aire para montar un gran ataque en el inicio del penúltimo asalto que volvió a poner tambaleante a Joshua pero logró mantenerse en pie.

Anthony Joshua tenía que salir al último round con todo al frente pero un valiente y ensangrentado Usyk no lo permitió, dejando el resto sobre el ring e imponiendo condiciones a su favor.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: