Verdejo permanece en prisión mientras la fiscalía federal sigue considerando la pena de muerte

Félix Verdejo permanecerá en prisión al menos dos meses más mientras espera una decisión sobre si la pena de muerte estará sobre la mesa para su juicio actual.

La última audiencia de la conferencia de estado produjo los mismos resultados de la sesión anterior hace tres meses, con la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico pidiendo más tiempo para revisar todos los asuntos antes de tomar una decisión sobre la persecución de un caso de pena capital. La oficina del Fiscal de los Estados Unidos cree que se justifican otros 60 días para proporcionar al tribunal actualizaciones suficientes y una decisión final sobre cómo proceder con su caso contra Verdejo y el presunto cómplice Luis Antonio Cádiz-Martínez.

“La decisión de capital está pendiente ante el Fiscal General”, informó Jonathan Gottfried, fiscal principal del Fiscal de los Estados Unidos, al Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico (USDCPR) durante la audiencia del viernes. “Me gustaría poder proporcionarle al tribunal una fecha específica ya que tenemos una.

“Estamos produciendo otra ronda de descubrimientos para ambos abogados la semana que viene. Lo que el gobierno propondría es otra conferencia de estatus dentro de 60 días. El gobierno es cautelosamente optimista de una mayor claridad en ese momento en cuanto a los próximos pasos en el caso “.

Juez de Distrito de Pedro A. Delgado-Hernández estableció la próxima audiencia en la corte para diciembre 17 de ju a las 9:30 am, hora local, el cual fue acordado mutuamente por los equipos legales para Verdejo y Cádiz-Martínez acordado.

Verdejo, quien representó a Puerto Rico en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, permanecerá en una prisión federal en Guaynabo, Puerto Rico. El boxeador actual con sede en San Juan enfrenta un juicio por un cargo de robo de automóvil que resultó en la muerte, secuestro que resultó en la muerte y asesinato de un niño por nacer en el secuestro y asesinato de Keishla Marlen Rodríguez, con quien tuvo una relación amorosa de años.

Un veredicto de culpabilidad emitido sobre cualquiera de los tres cargos conllevará la pena máxima de muerte, si el Departamento de Justicia decide continuar. Verdejo también enfrenta un cargo por disparar un arma de fuego durante y en relación con un crimen violento. El delito conlleva una sentencia máxima de cadena perpetua, aunque solo junto con un veredicto de culpabilidad en cualquiera de los cargos antes mencionados.

En caso de que la Fiscalía Federal no persiga el asunto como una pena capital, Verdejo enfrentaría un máximo de 99 años de prisión si se lo declara culpable de cualquiera de los cargos, ya que Puerto Rico no tiene la pena de muerte para los casos no juzgados bajo la ley federal.

Verdejo está representado por los abogados defensores Laura Maldonado y José Irizarry y el experto en pena capital David Ruhnke, los tres presentes en la audiencia del viernes. Cádiz-Martínez estuvo representada por el experto en pena capital Gary Proctor y el abogado principal José Aguayo. Ambos equipos legales acordaron un período adicional de 60 días para finalizar la evidencia.

Verdejo ha permanecido en prisión desde el 2 de mayo, cuando se entregó a las autoridades luego de una búsqueda de tres días de Rodríguez, quien fue reportada como desaparecida por primera vez por miembros de la familia el 29 de abril. Una misión de rescate se cambió a una misión de recuperación una vez que la evidencia preliminar sugirió que ella no estaba ya vivo. Esos temores se hicieron realidad el 1 de mayo, cuando la sacaron de Laguna San José en Carolina, Puerto Rico.

Un informe detallado de la investigación, con la ayuda de lo que los informes indican como un testigo colaborador con conocimiento de primera mano del caso, reveló que Verdejo y Cádiz-Martínez mataron intencionalmente a Rodríguez y “cometieron el delito de una manera especialmente atroz, cruel o depravada en que implicó un abuso físico grave a la víctima “.

Un santuario permanece en su lugar a lo largo del puente en memoria de Rodríguez.

Verdejo (27-2, 17KOs) no ha peleado desde una derrota por nocaut en el noveno asalto ante el japonés Masayoshi Nakatani (19-1-1, 13KOs) el 12 de diciembre pasado en el MGM Grand Conference Center en Las Vegas.

Una victoria hubiera colocado a Verdejo, de 28 años, en el camino hacia el próximo enfrentamiento al campeón lineal de peso ligero Teofimo López (16-0, 12KOs). Estaba en camino de la victoria, derribando dos veces a Nakatani antes de sufrir dos caídas en el fatídico noveno asalto de su participante en la Pelea del Año 2020.

Verdejo habrá estado fuera del ring durante un año completo para el momento de su próxima audiencia. Permanece bajo contrato con Top Rank por razones legales a la espera del resultado de su juicio, aunque su carrera en el boxeo está casi terminada.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: