El CMB ordenará la defensa obligatoria del título para el ganador de Fury-Wilder, salvo que se asegure la pelea por el campeonato indiscutible ante Usyk

El ganador del choque de la trilogía de peso pesado de este fin de semana abandonará el ring con las órdenes de marcha ya establecidas.

El CMB está preparado para ordenar una defensa del título obligatoria para quien prevalezca en la tercera pelea entre Tyson Fury de Inglaterra (30-0-1, 21KOs) y Deontay Wilder de Alabama (42-1-1, 41KOs). El par de gigantes de peso pesado chocan este sábado en Pay-Per-View desde T-Mobile Arena en Las Vegas, con Fury intentando la primera defensa del WBC y el campeonato lineal.

Esperando entre bastidores estará el campeón interino del organismo sancionador, con ese cinturón en juego el 30 de octubre mientras Dillian Whyte defiende contra Otto Wallin. El ganador sabrá su destino nueve días después en cuanto a si se ordenará una pelea por el título obligatoria. Lo único que puede evitarlo es si el ganador de Fury-Wilder III puede asegurar una pelea de campeonato indiscutible con el recientemente coronado campeón de peso pesado de la AMB / FIB / OMB / IBO Oleksandr Usyk (19-0, 13KOs).

“La Junta de Gobernadores del WBC ha revisado la historia reciente en la División de Peso Pesado”, reveló el WBC el miércoles. “Considerando la larga inactividad en la división debido a la pandemia, los procesos legales en curso y las infecciones de covid 19, el WBC ha dictaminado que el ganador de esta pelea tendrá 30 días para asegurar un contrato para unificar la División de Peso Pesado contra WBO-IBF- El campeón de la AMB Oleksandr Usyk en busca de un campeón indiscutible en la división.

“Si no se asegura una pelea de unificación dentro de ese tiempo, el ganador de Fury v. Wilder 3 debe pelear a continuación contra el campeón interino de peso pesado del CMB en ese momento”.

Se implementó una resolución similar luego de la revancha de febrero de 2020 entre Fury y Wilder. Fury ganó la pelea por nocaut en el séptimo asalto, casi 15 meses después de que los dos lucharon por un empate en su thriller de diciembre de 2018 en Los Ángeles. La revancha vino con una cláusula que le permitía al peleador perdedor pedir una tercera pelea. Wilder ejerció esa cláusula aproximadamente una semana después de sufrir la única derrota de su carrera, poniendo fin a un largo reinado del título del CMB que vio diez defensas exitosas del título en un lapso de más de cinco años.

Las cláusulas de revancha normalmente son mal vistas por los organismos sancionadores, aunque se permiten en este caso mientras el CMB continúa su juego del gato y el ratón ordenando una defensa obligatoria del título de peso pesado.

Whyte ocupó el primer puesto desde 2017, aunque nunca peleó por más que el título interino del CMB. Su oportunidad de ver lo real finalmente estuvo a la vista, solo para que Fury-Wilder 3 sufriera múltiples aplazamientos debido a la pandemia junto con un largo período de arbitraje. Whyte casi falló su tiro después de sufrir un impresionante nocaut en el quinto asalto a manos de Alexander Povetkin en agosto pasado.

Su revancha el pasado 27 de marzo vio a Whyte enderezar el barco, dejando caer y deteniendo a Povetkin en la cuarta ronda para reclamar su cinturón y colocarse entre los contendientes clasificados por el CMB.

La tercera pelea entre Fury y Wilder aún no había tenido lugar en ese momento, y Fury en su lugar resolvió los términos para un enfrentamiento de campeonato indiscutible con su compatriota Anthony Joshua (24-2, 22KOs). Esos planes se incendiaron después de que Wilder ganó su audiencia de arbitraje para preservar su tercera pelea garantizada por contrato con Fury, que estaba programada para el 24 de julio, solo para retrasarse once semanas cuando, según los informes, Fury dio positivo en Covid.

La semana de la pelea finalmente ha llegado para la tan esperada pelea de la trilogía, aunque el panorama de los pesos pesados ​​está experimentando cambios significativos.

Usyk destronó a Joshua mediante la victoria por decisión unánime el 25 de septiembre en el Tottenham Hotspur Stadium de Londres. La pelea fue ordenada como una defensa obligatoria del título de la OMB, aunque Usyk aún acepta pelear opciones con Matchroom Boxing junto con una cláusula de revancha que, según los informes, Joshua ejercerá.

Usyk-Joshua lanzó un período significativo para la división de peso pesado, que continuará con Fury-Wilder 3 y Whyte-Wallin. Con el fallo dictado por el CMB, la buena noticia es que habrá mucha acción de peso pesado que esperar en el futuro.

La forma en que todo se desarrolle dependerá primero de lo que ocurra este fin de semana en Las Vegas, luego más adelante en el mes en el ring en Londres. Después de eso, lo que se pueda resolver al otro lado de las cuerdas determinará el panorama de los pesos pesados ​​en los meses venideros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!