Hacia un rey indiscutible del boxeo de los pesos pesados 20 años después

El mundo del boxeo vive momentos de gloria. Gracias al nacimiento de nuevas y poderosas promotoras, apoyadas por nuevas plataformas digitales, proliferan los combates por las esquinas de los cinco continentes, beneficiándose de ello los boxeadores –algunos como Sandor Martín han fichado por nuevos referentes del noble arte del ring como Matchroom– y los aficionados, creciendo las bolsas que se llevan los púgiles y ofreciendo un notable calendario todo el año que no hace sino permitir que los reyes del ring vean amenazado su reinado. Uno de los reinos mejor protegidos hasta la fecha es el de los pesos pesados, división que trata de recuperar el brillo de otras épocas, y que anda falta de un rey único. Pero ha regresado al primer plano. Primero con la derrota que sufrió Anthony Joshua en Londres ante Oleksandr Usyk y después con la trabajada victoria de Tyson Fury ante Deontay Wilder en Las Vegas (USA) este pasado fin de semana.

Dos grandes combates cuyo desenlace abre una ventana al esperado gran combate de los pesos pesados por encontrar al nuevo campeón unificado – entendiendo como tal aquel boxeador que posee los cuatro cinturones de campeonato principales (FIB, AMB, CMB y OMB) de una división– de los pesos pesados 22 años después de que Lennox Lewis lo lograse tras dos peleas ante Evander Holyfield, al unificar su título del CMB con el de la AMB e IBF de Holyfield y el vacante de la IBO. La espera de los aficionados ha sido larga, pero todo apunta a que sólo resta un año para que se haga realidad, aunque tienen que darse algunos condicionantes.

El “miedo” a medirse a ‘The Gipsy King’

Las victorias de Tyson Fury sobre Wilder han elevado mucho el respeto del boxeo por el campeón del CMB. Pero su mayor fan sigue siendo su padre, John Fury, quien declaró a ‘The Daily Mirror’ que Oleksandr Usyk tiene “miedo” de subir al cuadrilátero con el actual campeón del Consejo Mundial de Boxeo, y que ése puede ser el mayor obstáculo a una pelea por la reunificación. Pero Usyk tiene una revancha pactada con Anthony Joshua antes de poder ir por un duelo de unificación.”Se trata de lo que haga Joshua. ¿Irá directamente a la revancha con Usyk? A Tyson no le importa quién sea el próximo y peleará con cualquiera”

El primero de ellos está cerca, fechado al 30 de octubre. El inglés Dillian Whyte, aspirante oficial del CMB, se enfrentará al sueco Otto Wallin. Un duelo en el que si ‘The Body Snatcher’ sale vencedor, Whyte vería colmadas sus ansias de disputar un título mundial por el que ha llamado a la puerta de forma desesperada pidiendo una oportunidad a Deontay Wilder y a Tyson Fury, y sería precisamente su compatriota británico el que le ofrecería esta oportunidad. No obstante, Whyte, que ha intercambiado victorias con Alexander Povetkin en los últimos 15 meses, tendrá que emplearse a fondo ante el poderoso sueco, que le puso las cosas muy complicadas a Fury en 2019 y que se ha armado de moral tras superar a Travis Kauffman Dominic Breazeale.

Y, en la otra esquina, estaría el ganador de la revancha entre Anthony Joshua y Oleksandr Usyk, después de que de forma brillante el ucraniano sorprendiera a AJ y le arrebatara los cinturones de la AMB, OMB y FIB. Una revancha que el promotor de Joshua, Eddie Hearn, ha confirmado al señalar que su discípulo ha ejercido el derecho contractual existente y que ésta será a principios de la primavera de 2022. “De vuelta al juego y buscándole la oportunidad para convertirse en un campeón mundial en tres ocasiones”, apuntó Hearn.

Ni que decir tiene que las casas de apuestas y las principales plataformas digitales que miman el boxeo, y por supuesto los aficionados británicos, sueñan con una batalla Joshua vs Fury, en la que el espectáculo y el duelo de estilos estaría asegurado. La espera habrá sido larga, pero habrá merecido la pena. Ahora, sólo resta ser paciente y disfrutar de las grandes veladas que se vienen.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: