Fernando Martínez: del 46 a Las Vegas, en busca de un sueño mundial en homenaje al viejo, su guía

Fernando Martínez es un peleador de la vida. Y la vida es el resultado de una trama que se teje con decisiones, elecciones, golpes, dolores, momentos, lugares, objetivos, proyectos, relaciones (buenas y malas), un poco de suerte y, por qué no, de gloria. De todo eso está hecha la vida del “Puma”, que ya está camino al ring al que se subirá el 26 de febrero en Las Vegas (oh, sí, Las Vegas), para retar al filipino Jerwin Ancajas, campeón mundial supermosca de la Federación Internacional de Boxeo, en busca de cumplir uno de los sueños de su vida: ponerse su primer cinturón mundial.

Por Sergio Chiarito – TN

¿El otro? Comprarle la casa a su mamá, como se lo pidió su papá antes de fallecer. “Voy a dar lo mejor de mí para cumplir lo que le prometí a mi viejo”, le dice Fernando a TN.

Fernando Martínez admiraba a Mike Tyson. Era un niño cuando esperaba despierto hasta la madrugada para ver al legendario boxeador norteamericano. Vibraba con su figura, con su oficio y, sobre todo, con su arte. Por eso ya a alos 11 años supo que él también quería eso y su mamá, Silvia, y su papá, Abel, fueron los primeros en acompañarlo hacia el objetivo.

Aquel recorrido ceremonioso en el 46 para ir desde la cancha de Boca hasta el club Unidos de Pompeya, donde se entrenaba por otras largas horas, le forjó la paciencia y desarrolló su templanza para bancarse momentos complicados, esos que pegan bien abajo, en la base, cosa de desestabilizar. Le pasó cuando murió Abel, su papá, su guía, aquel momento en el que pasó de deprimirse hasta no querer salir de la cama y dejar el boxeo, a impulsarlo para ir en busca de su sueño y cumplir lo que le prometió al viejo.

Fernando Martínez en una foto con Abel, su papá.
Fernando Martínez en una foto con Abel, su papá.

Y llegó nomás, Fernando, la pelea por el título del mundo. La tenés ahí, a la vuelta de la esquina, pero cuánto pasó hasta hoy, ¿no?

-Sí…. Desde los 11 años que entreno y sí, la verdad que es como vivir un sueño y quiero disfrutarlo. Estoy muy concentrado, entrenando seriamente, así que estoy contento por la oportunidad que se me dio y quiero aprovecharla con todo.

¿En qué momento te encuentra esta gran oportunidad?

-En el mejor. Tengo la experiencia, los años justos y la verdad que me agarra fenomenal, me siento fuertísimo. Combatí con varios oponentes muy duros, en AIBA (NdR: Asociación Internacional de Boxeo Aficionado), World Series… Así que estamos con todo para demostrar de lo que estamos hechos.

Vas a pelear en Las Vegas, Fernando, ¿qué significa para vos?

-De solo escucharlo se me pone la piel de gallina, es el sueño del pibe. Pelear en Las Vegas es lo que soñamos todos los boxeadores. Para mí es lo mejor que me pasó en la vida, ojalá hubiese estado mi viejo para que me vea, le quiero agradecer mucho por todo el esfuerzo que hizo a él, a mi mamá, a mi familia, a mi hija, Alma, a mi novia, Micaela, que están esperando que dé lo mejor y espero darle una alegría a la Argentina.

Fernando Martínez y Micaela Torta, su novia.
Fernando Martínez y Micaela Torta, su novia.

¿Qué sabés de Jerwin Ancajas, tu rival?

-Es un gran campeón pero tiene sus puntos, estamos laburando y haciendo la estrategia para ir con todo. Queremos ser inteligentes, estamos preparados para esto y vamos a dar lo mejor para traer el título.

El boxeador Fernando Martínez, con el título argentino (@fernando_puma_martinez).
El boxeador Fernando Martínez, con el título argentino (@fernando_puma_martinez).

“Viejo querido, gracias por todo”

Fernando Martínez no es un novato. Ya tiene un nombre dentro del boxeo: se lo ganó. Había sido contratado por la franquicia Los Ángeles Matadors, empezaba a ser observado por los armadores de ránkings, pero no contar con el apoyo de su papá fue más duro que reponerse de una piña que lo puso al borde del nocaut.

Pero en su vida hay una persona que logró ponerlo de pie. Cuando Fernando quería dar un paso al costado y abandonar la actividad entró en escena su mamá, Silvia, quien con la tristeza de no contar con su compañero de vida, sacó a relucir la fortaleza de una guerrera para que su hijo intente cumplir el sueño de ser campeón mundial.

¿Cuándo empezaste a darte cuenta de que el boxeo podría ser tu forma de vida?

-Cuando empecé en la Selección, cuando cobraba mi platita que me ayudaba para viajar. Porque cuando a los 14 años saqué la licencia para pelear y ya a los 16 o 17 era cuatro veces campeón argentino fui a la Selección y mi sueño era viajar en avión. Ya viajé un montón, conozco como 26 países y la verdad es que eso me dio más motivos para seguir y pensar que con esto podía sacar adelante a mi familia.

Y hubo en Mike Tyson una imagen de alto impacto, un referente que tomaste como ídolo…

– Seeeee (dice con énfasis). Mi viejo era fanático de Tyson y hacíamos una previa antes de sus peleas. Nos reuníamos en familia a comer pizza, asado, y como él peleaba tarde ya se iban todos y quedábamos mi viejo, mi vieja y yo, y allá por las 3 de la mañana lo veía entrando con la cara de malo, parecía un monstruo y yo quería ser como él y mis viejos me acompañaron a todos lados desde que empecé, y lo disfrutan porque todavía no me pegó nadie. Tuve mis peleas duras, mis derrotas, también, pero siempre hicimos las cosas bien, somos muy fuertes, mi viejo siempre me alimentó muy bien y ahora voy a cumplir mi sueño.

Fernando Martínez peleará por el título del mundo supermosca (@fernando_puma_martinez).
Fernando Martínez peleará por el título del mundo supermosca (@fernando_puma_martinez).

Tu papá es la figura clave de tu vida…

-Sí… Cuando él fallece me contuvieron mucho mi mamá y Rodrigo Calabrese, mi entrenador. Eso me ayudó a salir, yo estaba muy decaído y no quería saber nada, estuve mal muchos días hasta que ellos lograron hacerme ver que este era mi sueño y el de mi familia. Me recordaban lo que mi papá decía, que siempre había que ir para adelante, proque él me decía que cuando él no estuviera yo tenía que seguir, sacar a a mi mamá para adelanre, comprarle la casa y eso es lo que vamos a hacer.

¿Te ves con el cinturón de campeón del mundo?

Sí, la verdad que sí. Lo sueño y pienso mucho en eso.

Rodrigo Calabrese, pilar del “Puma” Martínez

El entrenador del boxeador argentino es además un soporte vital en la vida del atleta. “Yo lo seguía, era fanático de Fernando desde que él era chico, lo seguía en todos sus combates, me hice un poco amigo de la familia, empecé a hablar con el padre, que iba por las calles diciendo que su hijo iba a ser campeón del mundo, y cuando lo conocí y empezamos a trabajar me encontré con un boxeador fenomenal con falencias físicas, pero un boxeador de muchísma experiencia y un talento enorme”, recordó el entrenador en diálogo con TN.

¿Cómo es Fernando?

-Es un pibe que, bien entrenado, es muy difícil que se le gane. Lo único que hice yo fue orientarlo y darle consejos de vida y variantes como para potenciarlo, porque el talento lo tiene.

¿Cuál es su principal virtud?

-Que le das una indicacion y lo hace, es un pibe muy obediente. Le indicas una táctica o estrategias y la cumple al pie de la letra, cosa que a otros boxeadores les cuesta.

Fernando dice que en su peor momento, cuando murió su papá, vos fuiste clave en su vida. ¿Te acordás de lo que pasó entonces?

-Sí, claro. Cuando falleció el padre se hizo muy difícil, él quiso dejar el boxeo, nosotros con la madre le insistimos, lo iíbamos a buscar, le inculcábamos que tenía que seguir, que no hiciera lo mismo que yo, que fui deportista y por malas decisiones no pude llegar. Le hicimos entender que no podía desperdiciar el talento que tenía.

Rodrigo Calabrese, Sergio Chiarito y Fernando Martínez, en la entrevista con TN.
Rodrigo Calabrese, Sergio Chiarito y Fernando Martínez, en la entrevista con TN.

Fernando Martínez buscará consagrarse en una categoría amigable con la historia del boxeo argentino

El próximo 26 de febrero, Fernando Martínez se presentará en el Hotel Cosmopolitan de Las Vegas, donde se enfrentará al sólido campeón filipino Jerwin Ancajas.

El representado por Manny Pacquiao llega con 33 victorias (22 por nocaut) y 1 derrota. Y contra el argentino realizará la décima defensa de la corona.

En esta interesante cartelera donde Fernando Martínez irá en busca del título Supermosca (FIB), el estadounidense Chris Colbert se eliminará con el olímpico dominicano Héctor Luis García.

El nutrido equipo de Fernando Martínez (23 victorias y 5 derrotas) que viajará a Las Vegas contará con Marcos “Chino” Maidana como jefe de la delegación, secundado por Martín “Pileta” Gómez y el doctor Walter Quintero.

Martínez versus Ancajas, el afiche de la pelea.
Martínez versus Ancajas, el afiche de la pelea.

Los supermoscas argentinos que hicieron historia

  • Gustavo Ballas fue un artista del ring. Formado en la escuela mendocina de Francisco Bermúdez le permitieron mirar de reojo las preparaciones del notable Nicolino Locche. El cordobés tras vencer en un duelo eliminatorio al japonés Maruyama, accedió a combatir por el título mundial Supermosca (AMB). Y Ballas logró tener su noche soñada el 12 de septiembre de 1981. En el legendario Luna Park brilló y le ganó por nocaut técnico en el octavo round al surcoreano Suk Chul Bae.
  • Santos Laciar ya conocía las mieles mundialistas. El cordobés había sido campeón Mosca y el 6 de mayo de 1987 demostró toda su jerarquía ante el guerrero mexicano Gilberto Román. En la ciudad de Reims el gran “Falucho” lo obligó a abandonar por cortes en la cara a Román y le sumó a su carrera un bicampeonato del mundo.
  • Carlos Gabriel Salazar. Tras quedarse con las manos vacías en sus dos primeros intentos, tanto en Seúl como en Tokio, el representante de Roque Sáenz Peña consiguió la gloria el 7 de octubre de 1995 en el Superdomo de Mar del Plata. El “Maestro” Salazar le ganó en decisión dividida al colombiano Harold Grey y se convirtió en el tercer argentino en ponerse el cinturón de los 52 kilos 200 gramos.
  • El patagonico Víctor “Cococho” Godoi tuvo un reinado fugaz como monarca supermosca. En su Comodoro Rivadavia natal logró hacerse de la corona tras vencer al mexicano Pedro Morquecho. Godoi ganó en decisión dividida tras derribar en el undécimo round al representante de Baja California. “Cococho” perdió la corona en su primera defensa. En Tijuana fue noqueado por Diego Pelucho Morales.
  • Omar Narváez fue el gran animador del Luna Park desde su reinauguración. Siendo un distinguido peso mosca logró hacer 16 defensas de la corona. Y a partir del 15 de mayo de 2010, su estilo boxístico logró asentarse también en la división superior. En el templo de Corrientes y Bouchard, quien fuera representante olímpico en Atlanta 1996 y Sydney 2000, logró capturar la corona supermosca (OMB) al derrotar por puntos al nicaragüense Everth Briceño.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: