Paige VanZant deja el boxeo sin guantes tras una depresión, “no quería vivir más”, y ficha por la AEW

Paige VanZant, una de las luchadoras más mediáticas de la historia de la UFC (Ultimate Fighting Championship), ha dejado el sangriento mundo del boxeo sin guantes para fichar por la AEW (All Elite Wrestling) y probar fortuna en el wrestling (pressing catch).

El fichaje de Paige VanZant por la AEW fue confirmado por Dan Lambert y Tony Khan (dueño de la AEW e hijo del propietario del Fulham, Shahid Khan).

Sus derrotas en el boxeo sin guantes sumieron en una depresión a Paige VanZant: “No quería vivir más”

Paige VanZant, que dejó la UFC tras perder por sumisión contra Amanda Ribas en 2020, sufrió unas dolorosas derrotas en la Bare Knuckle Fighting Championship de boxeo sin guantes en sus combates contra Britain Hart y Rachael Ostovich.

Sus derrotas en el boxeo sin guantes llevaron a Paige VanZant a sufrir una profunda depresión.

“Le dije algunas cosas a mi esposo que son bastante terribles sobre mi estado mental. Le dije que no quería vivir más, que esto ya no era para mí. Como si la vida ya no fuera para mí, fue difícil”, confesó Paige VanZant en ‘MMA Weekly’.

Paige VanZant, la Kournikova de la UFC, grabó un vídeo sexual con Austin Vanderford: “¿Venderlo?”

Recientemente Paige VanZant, muy activa en sus redes sociales junto a su marido Austin Vanderford, reconoció que había grabado un vídeo sexual con su esposo.

La luchadora no descartó que ese contenido pornográfico con su marido viese la luz en algún momento, aunque lo considera improbable: “¿Alguna vez lo vendería, lo compartiría o lo promocionaría? Mhmmm, esa es una historia diferente”.

Paige VanZant: “Entiendo que piensen que soy atractiva, pero mi cara es mía y puedo hacer lo que quiera con ella”

“Entiendo que la gente piense que soy atractiva, pero ante todo soy una luchadora y una deportista. Un corte en la cara siempre sana. Me han cortado antes y la gente todavía piensa que soy bonita, todavía no ha afectado mi carrera. Creo que en este momento me pagarán lo suficientemente bien como para poder someterme a una cirugía plástica. Tengo un cirujano plástico al que puedo enviarle un mensaje y decirle: ‘Hola, tienes que arreglarme”, escribió Paige VanZant sus redes sociales.

“¡Oh mi cara! Es mía y puedo hacer lo que quiera con ella. ¿Y sabes qué? Voy a seguir siendo hermosa aunque me abran. No es un gran problema”, apuntó la luchadora.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: