Errol Spence vs. Yordenis Ugas: boxeo de salón, reservado para exquisitos

Por Osvaldo Principi – La Nación

El boxeo tiene fórmulas analíticas casi tan exactas como las matemáticas y las químicas. Reserva para hoy a una de ellas, quizá la más exquisita para los puristas de la vieja guardia que seguimos propagando a este deporte como un arte: campeón con gran técnica + rival de clase y estilo = combate exquisito.

La unificación del cetro mundial welter entre el norteamericano Errol Spence, poseedor de las diademas (FIB-CMB) y el cubano Yordenis Ugas, titular de la corona (AMB), que se llevará a cabo esta medianoche en el estadio de los Cowboys, en Arlington, en los suburbios de Dallas, Texas, con transmisión de ESPN, constituye la primera gran pelea del 2022.

Participarán de este desafío dos de los boxeadores más finos de la última década. Con un gran respeto por el armado de cada maniobra sobre el ring y por la prolijidad en el lanzamiento de cada golpe.

La historia del peso welter (66.678 kg) por el que pasaron los mejores boxeadores de la historia: Barny Ross, Henry Armstrong, Ray Robinson, Kid Gavilán, Emile Griffith, Jose “Mantequilla” Nápoles, Roberto Durán, Tommy Hearns, Oscar de la Hoya, Manny Pacquiao y Floyd Mayweather, entre tantos, se encargará de someterlos a una prueba llena de presiones y exigencias. Por lo tanto, deberán dar un 100% de sus repertorios para lograr sus objetivos.

¿Quién es Spence? Un invicto de 32 años y 27 victorias consecutivas, con 21 KO. Es zurdo y muy ordenado. De pegada más justa que potente. Ganó la corona en 2017 ante el inglés Kell Brook y en su mejor momento tras batir a Mickey García y Shawn Porter, estuvo a punto de perder la vida en un terrible accidente de tránsito. Destrozó su Lamborghini a máximo velocidad y parte de su rostro debió ser reconstituido. Pudo morir, pero volvió al ring venciendo a Danny García y, cuando nadie lo pensaba, el destino volvió a jugarle una mala pasada: desprendimiento de retina. Y hoy demostrará si quedaron secuelas al respecto.

Es el gran héroe deportivo de Dallas y el alcalde de la ciudad: Eric Jhonson lo agasajó nominando –el pasado 11 de mayo- “el día de Errol Spence”.

¿Que trae Yordenis Ugas? Nacido en Santiago de Cuba y radicado en Miami, a los 34 años difunde por doquier la bandera de su isla natal con la leyenda: “Patria o vida”. Propaga su ideología a través de sus victorias. Retiró del boxeo a Manny Pacquiao, inesperadamente, a comienzos de este año y afirmó su campaña inestable con un récord de 27 triunfos (12 por KO) y 4 reveses.

Es muy veloz, tiene un punteo profundo y es uno de los mejores lanzadores de golpes a las zonas bajas. Sobre todo, los ganchos. Su carrera exhibe una particularidad: jamás fue favorito en sus cotejos clásicos: 3-1 abajo ante Shawn Porter, 3-1 en contra ante Pacquiao y, en esta ocasión, desfavorecido 4-1 ante Spence. Excesivo, según el criterio de LA NACION.

Ambos saben lo que ponen en juego. El que gana ascenderá a lo máximo. Pero más allá de las suposiciones sobre el futuro de cada uno, esta noche, el gran espectáculo está fundamentado en los principios básicos del pugilismo: “Arte, ciencia, eficacia, defensa y ataque”. Tanto Spence como Ugas pueden bancar estos cinco principios y dar vida, en base a los mismos, a un combate colosal en la era de los “tiradores de ladrillazos de campana a campana, del golpe de poder y las guerras”, como epicentros de apreciación.

Spence luce como favorito, aunque su cuerpo se transformó en una máquina de pelea averiada por avatares externos. Y ello condiciona todo tipo de pronóstico creíble. Ugas espera reeditar hazañas en este peso, como cuando su admirado compatriota Kid Gavilán conmovió a Estados Unidos destronando a Johnny Braxton, en 1951. Sólo se bucea tanto en el pasado cuando estamos en vistas a una gran pelea como esta: “muy bueno + muy bueno”.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: