Christy Martin, la precursora del boxeo femenino que fue baleada por su ex marido y se casó con una rival

POR CATALINA SARRABAYROUSE – DIARIO OLÉ

“Se ponía la mano detrás de la espalda. Lo hizo unas tres o cuatro veces. Fue inmediato. Me apuñaló tres veces debajo del brazo.La cuarta vez me apuñaló en el pecho y había sangre por todos lados. Quise quitármelo pero no pude. Me golpeó la cabeza contra la cómoda. Se detuvo y me dejó allí tirada. Oí un goteo en el pulmón y supe que me llenaba de sangre”.

Christy Martin es una las referentes del boxeo femenino que no sólo rompió con la hegemonía masculina en la disciplina sino que además sobrevivió a los cuchillazos y disparos de su marido – entrenador que quiso asesinarla. La historia de la estadounidense de 53 años está atravesada por la pasión por el deporte, los grandes desafíos y la supervivencia. Pero para hablar de ella, vamos a referirnos como Christy Salters, el nombre que adoptó tras separase de su pareja James Martin.

Christy Martin, la precursora del boxeo femenino que fue baleada por su ex marido, sobrevivió y se casó con una rival

Desde muy chica demostró una gran habilidad para los deportes y practicó básquet en la universidad, jugó al baseball con hombres y hasta llegó a competir en el equipo estatal. Sin embargo en 1987 incursionó en el boxeo. La nacida en Itmann, un pueblo que en aquel entonces estaba habitado por 500 personas en Virginia Occidental, apostó de casualidad por el deporte que luego le cambiaría la vida.

Tras competir en un campeonato de aficionados, un promotor de la zona la llevó a su gimnasio para que se entrenara con James Martin. Ese hombre 25 años mayor que ella que negaba al boxeo femenino y mostraba su reticencia a entrenarla.

En el primer encuentro le propuso guantear con un hombre y, según relata la ganadora del título de peso superwélter femenino del CMB en 2009, quería que le rompieran las costillas para que se vaya. No lo logró.”Estaba con su madre y su pequeño perro pomeranio que me odiaba, así que no pude hacerlo. Los demás me decían: ‘Dale una oportunidad. Ayúdala un poco y ve qué sucede”, relata James en el documental de Netflix UNTOLD Deal With the Devil. El comienzo de la historia.

Christy Martin contra Mia St. John

No sólo comenzó a entrenarla sino que además dos años después de conocerse, se casaron y se mudaron a Orlando. Su agilidad y su estilo agresivo le permitían ganar peleas. Su nombre progresivamente se iba instalando en un mundo donde el boxeo era exclusivo para los hombres y juntos se propusieron llegar al promotor del momento: Don King.

Si bien en cuanto ingresó a la oficina Don King la ignoró por completo. Ella comenzó a tirar piñas al aire y lo sorprendió. Christy Salters – que en ese momento ya llevaba el apellido de su marido – se convirtió en la primera mujer contratada por el promotor.

del momento: Don King.

Si bien en cuanto ingresó a la oficina Don King la ignoró por completo. Ella comenzó a tirar piñas al aire y lo sorprendió. Christy Salters – que en ese momento ya llevaba el apellido de su marido – se convirtió en la primera mujer contratada por el promotor.

En 1994 participó de una velada en Las Vegas donde noqueó en tan solo 40 segundos a Susie Melton y sus destrezas fueron generando una mayor notoriedad. Incluso Mike Tyson llegó a elogiarla. Es que el mítico boxeador había vuelto tras estar preso y al verla pelear quedó perplejo.“Pensé que habían exagerado. Pero luego fui a ver sus peleas. Lanzaba muchos puñetazos que impresionaban al público. Entretenía a todo el mundo”, relató el mítico boxeador en el documental.

Christy Martin contra Belinda Laracuente de Puerto Rico en la Women’s WBC Pound-for-Pound Championship

Salters fue invitada a un evento con Iron Mike donde noqueó a Erica Schmidlin y fue incluída en distintas peleas que tuvieron a Tyson como protagonista. Sin embargo una de las peleas que le dio el salto a la fama fue contra Deirdre Gogarty. En aquel combate tuvo una hemorragia nasal que impactó a todos los que estaban prendidos a la transmisión y ganó el duelo con la cara completamente llena de sangre.

Más de un millón de espectadores vieron la pelea y al día siguiente todos los noticieros hablaban de eso. Salters estaba sorprendida. Prendía el televisor y su cara estaba en todos lados. El boxeo femenino tenía notoriedad y su desempeño cautivaba.

LA IMAGEN Y EL MENSAJE DE CHRISTY

Si bien en aquel entonces ella era consciente de que era la abanderada de la disciplina, convocaba al resto de las púgiles a que siguieran con su legado, pero sus mensajes generaban controversia.

Vestida de rosa, con trajes impolutos y el maquillaje recién retocado, brindaba conferencias de prensa en las que apuntaba a su rivales cuestionando su falta de feminidad. Incluso en la antesala a la pelea con Andrea DeShong le apuntó: “Me gusta tu vestido, es la primera vez que te veo vestida como una mujer”.

Un discurso similar repetía su representante y marido que sostenía: “Siempre dije que cuando Christy dejara el boxeo, ya no habría más boxeo femenino. ¿Sabes por qué? Ella era muy femenina. Su imagen era tan importante como sus aptitudes de boxeo. Era la típica chica del vecindario. No se vestía con ropa masculina ni tenía actitudes masculinas. Era una típica ama de casa que cocina y pinta”.

EL ATAQUE DE JAMES MARTIN

Tras una época de gloria y grandes combates, la relación entre Christy y James Martin estaba completamente deteriorada. Ella le había pedido el divorcio en reiteradas oportunidades y hasta contactó a un abogado para hacerlo, pero él buscaba formas de persuadirla para que no ocurriera.

Ambos atravesaron una etapa en la que comenzaron a ingerir distintos tipos de drogas y ella denunció haber vivido momentos incómodos. “Le daba satisfacción sexual que yo usara consolador con arnés y eso me resultaba extraño. ¿Por qué´quería ver eso?  Le decía: ´Ya sabes que soy lesbiana. Divorciémonos´. Llegué a redactar un contrato en el que me comprometía encargarme de sus gastos para que se vaya. Me golpeó y me rompió un diente”, relató Salters.

A fines de 2010 Christy se reencontró con una compañera del secundario con quien había tenido una relación sentimental en la adolescencia. Se contactaron por Facebook y volvieron a verse, pero James la seguía de cerca. La descubrió en uno de los encuentros con Sherry Lusk y la amenazó de muerte.

Sin embargo las amenazas pasaron al plano de los hechos.  El 23 de noviembre de ese año su marido le clavó cuatro cuchillazos y mientras Christy agonizaba de dolor, fue por más. Buscó una pistola Taurus rosa que pertenecía a ella y le disparó.

“Agarró un arma. Le dije que no tenía valor para dispararme. Y me disparó. De repente sentía mi cuerpo morir. Por dentro pensaba : no quiero morir, tengo que salir. Debo salvarme. De algún modo debo salvarme. Recé mucho. Al instante oí que encendió la ducha. Era la respuesta a mi plegaria y la única oportunidad de salir”, contó.

Christy Martin y Lisa Holewyne

Tras una internación, sobrevivió y no sólo volvió a pelear sino que además pudo divorciarse como deseaba. En 2012 su ex marido fue condenado a 25 años de prisión tras ser declarado culpable de tentativa de asesinato en segundo grado.

En 2017 Christy se reencontró con el amor y se casó con Lisa Holewyne quien fue su rival 16 años antes en un combate que Salters ganó por puntos. Además creó Christy’s Champs, su ONG. “Quiero compartir mi historia para dar fuerza a otras personas. Yo pude aguantar 20 años y sobrevivir. Quiero que otras personas puedan tomar fuerzas y salir de su situación. Porque puede que no sean tan afortunadas como yo”, explicó.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: