Sergio Maravilla Martínez relató en PH una reciente discusión de tránsito que protagonizó con un final insólito

Sergio “Maravilla” Martínez fue uno de los invitados de este sábado a la noche al programa Podemos Hablar, que se emite por Telefe, y protagonizó uno de los momentos más llamativos al recordar una reciente anécdota sobre una discusión de tránsito que tuvo y que terminó de manera inesperada.

Atravesados por varios tópicos que decantan en el “Punto de encuentro”, el boxeador relató algunas anécdotas de su vida personal y enfatizó en una situación que vivió en estos días que se instaló nuevamente en Buenos Aires. Al consultarle si lo “apuraron” en la vía pública, el púgil confesó que lo invitaron a pelear por un conflicto de tránsito: “Hace tres días acá en Buenos Aires. Hubo un bolu** que me encerró con el coche por no poner el giro. Acá conducen a veces un poco acelerados y no ponen la luz de giro ni ven qué están haciendo”, comenzó relatando en el ciclo de Andy Kusnetzoff.

Ofuscado por la maniobra intempestiva del automovilista, Maravilla continuó: “Yo le toqué bocina y le dije ‘Estás loco. ¿Qué estás haciendo?’. Se bajó del auto y me dijo ‘te voy a dar dos cachetazos’. Cuando me vio, se empezó a reír”. Esta anécdota despertó también la risa de los demás invitados, que coincidieron en la reacción del transeúnte de no continuar con el hecho ante el reconocido deportista.

Al relato le quedaba un diálogo más y fue la aparición de un tercer actor que coincidió en ese momento y se sumó a las risas cómplices para desactivar el conflicto. “El hombre que estaba en el coche de al lado se empezó a reír también, e invitó al otro a que suba tranquilo y se vaya”, manifestó Martínez dando a entender que la historia tuvo un final feliz.

Además de “Maravilla”, en esta última emisión de PH estuvieron invitados Rocío Gómez -hija del Bicho Gómez-, la actriz Andrea Rincón, la periodista Mónica Gutiérrez, el cantante y compositor Juanse.

De su dura infancia, al estrellato

Aunque a los boxeadores no le gustan mostrar debilidad, Martínez se considera un resiliente. Su complicada niñez lo fortaleció para afrontar una carrera que tuvo muchos éxitos. Consultado por Kusnetzoff, el campeón del mundo comentó las peripecias que atravesaba su madre para darle de comer a él y su familia.

“Recuerdo que nosotros íbamos naturalizando. Para mí estaba bien, era normal, era habitual no cenar, era habitual ver a mi madre que con una latita de no sé qué cosa hacer magia, era una ministra de economía brutal mi madre, con muy poquitito nos alimentaba a los cinco”, recordó el deportista sobre su infancia.

Despojado de todo prejuicio, decidió abandonar el país y radicarse en España, donde comenzó su trayectoria profesional en el cuadrilátero, acompañado de una complicada situación económica. “Llegó el mes de abril y me cortaron el agua, llegó el mes de mayo y me cortaron la luz. Me iluminaba con velas en casa, el agua la traía de un gimnasio que estaba a 14 cuadras, venía con dos baldes. Era complicado, pero bueno, era lo que tenía, me alcanzaba sólo para pagar el alquiler del departamento. Tenía una lata de atún al día, durante meses. No fueron días, fueron meses”, contó.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: