Julio César Chávez, el gran campeón mexicano

Por Mauricio Sulaimán – Hijo de José Sulaimán & presidente del WBC

Julio César Chávez nació en un vagón de tren en Ciudad Obregón, Sonora. Una familia humilde y numerosa, que eventualmente se estableció en Culiacán, Sinaloa.

Fue un gran atleta en su niñez, buen pelotero, también futbolista y hasta voleibol jugó. Sus hermanos boxeaban, y él solía pasar a verlos  al gimnasio, sin tener interés en este deporte, hasta que un día, un gallito lo retó a golpes, y le sacó la casta al buen Julio, quien le dio una paliza.

Ahí, El Zurdo López lo tomó siendo su primer entrenador, y Ramón Félix bajo su custodia como mánager, dándole la bienvenida al gimnasio, y a formar una de las más grandes carreras de la historia del boxeo mundial.

Inició su carrera profesional, tras una muy breve en el amateurismo de tan sólo 14 peleas. Sostuvo una gran cantidad entre Culiacán y Tijuana, y así fue ganando su clasificación en las listas del Consejo Mundial de Boxeo, mientras que  en California, EU, logró llegar al número seis de la clasificación.

Azumah Nelson dejó vacante el campeonato mundial superpluma, y mi papá, José Sulaimán, tomó la decisión de ordenar al boxeador más temido de la división, retador número uno, Mario Azabache Martínez contra el invicto, pero absoluto desconocido número seis, Julio César Chávez.

” alt=”” aria-hidden=”true” />
Julio César Chávez y Don King

JC se había robado a su novia Amalia para casarse, estaban en un motel, dónde pretendían consumar el matrimonio, cuando llegaron patrullas a buscarlo; él pensó lo peor, pero no, era Ramón Félix que movilizó a todo mundo para encontrarlo, pues había llegado la noticia de que disputaría el título mundial en tan sólo cinco semanas… y la luna de miel tuvo que esperar.

El 13 de septiembre de 1984, Jimmy Lennon Jr. hizo su debut como anunciador; esa fue su primera pelea de campeonato mundial, pues su papá estaba en otra función en Nueva York.

Azabache Martínez subió al cuadrilátero como amplio favorito, y para la sorpresa de todos, el jovencito desconocido le dio una golpiza, que obligó al réferi a detener la pelea en el octavo round, y así nació la leyenda del gran campeón mexicano.

Julio César fue un boxeador único en muchos sentidos. De sus 115 peleas profesionales, 37 fueron de campeonato mundial, ese es un Récord Guinness que difícilmente será igualado. Su lealtad al Consejo Mundial de Boxeo fue ejemplar y única. De esas 37 contiendas de título mundial, 35 fueron del WBC.

Tras defender su campeonato superpluma en 10 ocasiones, con muchos problemas para dar el peso, se le presentó una gran oportunidad. Don King lo llamó para ser la pelea estelar en el Hotel Hilton, de Las Vegas, contra el boricua Edwin El Chapo Rosario.

 

El problema era que el puertorriqueño era campeón de otro organismo. Chávez llamó a don José y le pidió permiso, y mi papá inmediatamente lo apoyó para que su carrera lograra un triunfo importante.  Así fue como Julio conquistó su segundo campeonato, el de peso ligero. Tras esto regresó a casa con el campeonato mundial ligero ante su querido amigo y compadre, José Luis Ramírez.

” alt=”” aria-hidden=”true” />Julio César Chávez
Julio César Chávez

Eventualmente subió a peso superligero, donde realizó gran parte de su carrera. Chávez unificó la corona contra Meldrick Taylor en la que marcó su consagración como el mejor del mundo libra por libra, en una pelea dramática que perdía en las tarjetas de los jueces, pero con su corazón de guerrero noqueó al norteamericano cuando quedaban sólo dos segundos para terminar la pelea.

Después le calló la boca a su archirrival Héctor Macho Camacho dándole una paliza en 12 rounds, en la función que todo México vio. A partir de esa pelea, El Ángel de la Independencia se llenaba cada ocasión que Julio subía al ring.

Otro evento histórico fue cuando Chávez llenó el Estadio Azteca, con  más de 136 mil personas, un Récord Guinness que quedará para la eternidad. Noqueó en cinco rounds a Greg Haugen.

Julio intentó ganar un cuarto campeonato, pero empató contra Pernell Whitaker, en el Alamodome, de San Antonio, y después de eso, poco a poco, su carrera fue tomando la curva de bajada, en lo deportivo y en su vida también.Terminó su carrera con 107 triunfos, seis derrotas y dos empates.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: