La dinastía Chávez y el heredero del boxeo que no ha llegado

Entrado ya el año 2005, Julio César Chávez había entendido que lo mejor era alejarse de los cuadriláteros; la adicción a la cocaína había empezado a mermar su vida y su brillante carrera iba hacia el ocaso. A partir de entonces se dedicó a impulsar la carrera de Julio Jr en el boxeo.

Mi hijo ha demostrado que por sí solo puede, así es que espero que así como me quieren a mí quieran a mi hijo; gracias por ese amor, por ese cariño y les dejo a mi hijo, él va a seguir los pasos míos”, comentó eufórico Chávez padre, después de vencer a Iván Robinson el 28 de mayo en 2005, en el Staples Center de Los Ángeles. Su triunfo 107 y último.

Aunque pudo tener una vida acomodada, gracias a los bienes que acumuló su padre, Chávez Jr se inclinó por una carrera profesional en el boxeo, a pesar de que el propio campeón y su madre, Amalia Carrasco, se resistieron a su intención.

Julito sería el primero de los hermanos Chávez que entraría a los cuadriláteros –el otro fue Omar-, en tanto que CristianNicole y Elizabeth (de quien se conoce poco e incluso el propio Julio padre dudó que fuera su descendencia) se alejaron de esa actividad.

AL JR LE DIERON 10 PELEAS

No me hubiera gustado que mis hijos fueran boxeadores”, ha dicho en múltiples ocasiones Julio César Chávez, quien esperaba que todos ellos terminaran una carrera profesional y vivieran de ello.

Inicialmente, se estableció que serían 10 las peleas en las que el Jr debería mostrar cualidades para seguir adelante; en su primer encuentro frente a Eliseo Urías en diciembre de 2004, venció por nocaut en el segundo asalto.

Ahí la leyenda le tendió la mano, pero con una alta exigencia que lo hacía temblar, ya que eran los días en los que sus demonios lo acompañaban a cada paso. Lo mismo sucedió con Omar, quien debutó en diciembre del 2006 con nocaut ante Jesús García.

Los insultaba en los entrenamientos, yo no sabía corregirlos, llevarlos”, comentó el campeón a TV Azteca (2014).

CHÁVEZ JR IBA BIEN, PERO

“Desde muy niños los dos fueron grandes prospectos”, comentó el legendario Nacho Beristain a mediotiempo en febrero pasado, a pesar de que siempre fue un gran crítico, especialmente de la carrera del Jr.

Técnicamente boxeaba bien, pero no seguí muy de cerca su carrera”, aclaró el afamado estratega mexicano.

Impulsado por la cadena TV Azteca, que lo vio como contrapeso al relampagueante crecimiento del tapatío Saúl “Canelo” Álvarez, apoyado por Televisa, Julito se convirtió pronto en una promesa del boxeo, estatus que sobrellevó con relativo éxito hasta que llegó el campeonato de peso mediano a sus manos en junio de 2011, ganándole al alemán Sebastian Zbik.

Julio era ya un boxeador estelar, al que todos querían enfrentar, pero también alguien inestable emocionalmente, lo que lo llevó a perder todo solo un año más tarde, en su enfrentamiento ante Sergio “Maravilla” Martínez; fue maltratado en 11 rounds y solo se ilusionó con el nocaut hasta el 12, una reacción tardía que que el inicio de un estrepitoso descenso.

“Cuando perdí con Martínez en 2012 tuve una depresión muy fuerte y empecé a tomar mucho, consumir drogas; tomaba, fumaba marihuana, muchas pastillas, porque decía que tenía problemas para dormir”, aseguró Chávez Jr. a Telemundo en noviembre de 2018.

Si bien no fue el final, ya que todavía tuvo su mayor pelea de su carrera ante Saúl “Canelo” Álvarez (mayo, 2017), ya no pudo salir de su adicción, la cual hoy día lo tiene en un centro de rehabilitación del que solo sabe su familia.

Julio llegó a ser campeón del mundo; hizo cuatro defensas y luego empezó a hacer sus pendejadas. Nunca se quiso enfocar, se distrajo de entrenar y echó todo a la basura”, admitió el César del Boxeo en enero pasado.

¿QUÉ PASÓ CON OMAR?

El segundo hijo de Julio César también se mostró como un buen prospecto, pero hubo dos circunstancias que marcaron su carrera: la muerte de Marco Nazareth en la pelea que sostuvieron en julio de 2009 y algunos problemas físicos.

Hiló hasta 28 encuentros sin derrota; las dos derrotas que tuvo ante Jorge Páez Jr entre diciembre de 2011 y julio de 2012 lo llevaron a alejarse de los cuadriláteros, todavía con apariciones esporádicas que solo han servido para que su padre muestre sus reservas, ya que cree que no toma con seriedad la carrera.

Este es un cuento de nunca acabar. ¡Prefiero que se retiren y ya la chingada! Porque si no se van a preparar a conciencia solo van a hacer un pinche ridículo”, comentó Chávez padre en junio de 2021, después que perdieran Julio y Omar ante Anderson Silva y Ramón “Inocente” Álvarez en la misma función.

¿Y LOS OTROS TRES CHÁVEZ?

CristianNicole y Elizabeth son los otros tres descendientes que ha reconocido el campeón, aunque de la última poco se sabe.

Nicole se sabe es la más apegada a su padre, viven juntos en Tijuana, en compañía de Miriam Escobar, la segunda pareja de la leyenda. Ella es actriz; desde pequeña se le vio cerca de la farándula al participar en el programa ‘Pequeños Gigantes’.

Cristian acabó sus estudios profesionales y se negó a ser deportista, “porque ya hay muchos boxeadores en mi familia”, como ha explicado en redes sociales.

Al final no hubo un heredero que supiera llenar los zapatos del gran campeón mexicano, salvo que sea su nieto Julio III, a quien ya lo acerca a los costales para que lance puñetazos.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: