Canelo Álvarez vs Gennady Golovkin: una guerra más allá del cuadrilátero

El boxeador mexicano Canelo Álvarez ha disputado un sinfín de batallas a lo largo de su exitosa carrera, pero si hay un rival que ha quedado marcado como su gran enemigo es Gennady Golovkin, con quien sostendrá un tercer pleito y aparentemente el último el próximo 17 de septiembre en Las Vegas, Nevada.

Este combate tiene tintes de será una verdadera batalla. De cara al cierre de la trilogía, ambos púgiles han dejado claro el odio que sienten uno por el otro, es por ello que la batalla se convirtió en una guerra de declaraciones en las que dejaron ver el repudio que sienten por el otro y las ganas de destrozarse en el cuadrilátero.

El intercambio de palabras no ha sido nada amable ni con respeto, se han dicho groserías y hasta han amenazado con acabar con la carrera del otro. La T-Mobile Arena vivirá un combate totalmente espectacular.

“¿Honesto? No, es un idiota, no honesto. Él pretende ser una buena persona y ser diferente, pero no lo es. Habla mucha mierda de mí. Dice que me respeta a mí y a mi carrera, pero en otras partes dice que soy una vergüenza como boxeador y para el boxeo mexicano. Frente a mí dice que me respeta, por eso odio al hijo de puta”, declaró Saúl Álvarez hace unas semanas en charla con TMZ Sports.

 

De cara al cierre de la trilogía, ambos púgiles han dejado claro el odio que sienten uno por el otro | Foto: AFP

 

La historia entre los dos peleadores se remonta al 2011, cuando realizaron una sesión de sparring en Big Bear, California. Álvarez apenas tenía 20 años y se había convertido en el campeón superwélter del Consejo Mundial de Boxeo, en tanto, Golovkin tenía 29 años y dominaba en la división de peso mediano de la Asociación Mundial de Boxeo.

Los caminos de ambos peleadores se volvió a encontrar para el 2015, cuando el Canelo derrotó a Miguel Cotto y le arrebato el campeonato mediano del Consejo Mundial de Boxeo, entonces se definió que el primer retador obligatorio de Álvarez era GGG. El mexicano no aceptó que el combate fuera bajo los términos del kazajo y decidió dejar vacante.

La pelea ya era vista como un ‘agarrón’ así que un año más tarde se encontrarían en el encordado y luego de 12 asaltos los jueces entregaron tarjetas de 118-110, 113-115 y 114-114, un empate por decisión dividida, mas muchas personas aseguraron que GGG había ganado con claridad.

“Nunca voy a decir que no declaré algo, solamente creo que esta es una pelea auténtica para el mundo del boxeo. No creo que haya una rivalidad personal, pero el 17 de septiembre vamos a vernos en el ring y a resolverlo. Cualquier peleador quiere ganar, sin duda, especialmente tiene el deseo de propinarle una derrota a Canelo, cualquier cuenta pendiente será resuelta ese día”, aseguró el kazajo el pasado 27 de junio.

El segundo combate se dio en septiembre de 2018. Estaba pactada originalmente para mayo, pero Canelo Álvarez dio positivo por clembuterol en el control antidopaje.

El día del combate llegó, y aunque Golovkin se mostró más agresivo en el encordado, Álvarez impuso condiciones en las tarjetas, aunque con un resultado bastante cerrad: 114-144, 115-113 y 115-113.

 

En su última pelea Golovkin se mostró más agresivo en el encordado, Álvarez impuso condiciones en las tarjeta | Foto: AFP

 

“No entiendo de qué habla porque después de nuestra última pelea chocamos nuestras manos, creo que dejamos todo atrás. Si él dice que tiene algo contra mí, es su problema, no es el mío”, mencionó Gennady Golovkin recientemente.

Canelo y Golovkin, una batalla ¿personal?

Aunque las primeras declaraciones de Golovkin sobre Canelo Álvarez fueron más diplomáticas, el kazajo empezó a tirar con más punch cada que era entrevistado de cara a este gran combate, incluso llegó a desestimar la carrera del mexicano.

“He peleado contra campeones, retadores mandatorios y muchos más. No diría que Canelo ha sido el mejor, es un oponente de clase mundial, uno muy difícil, pero como pudieron ver recientemente, él pierde, “(Canelo) no lo es. Estoy hablando de rivales que enfrenté cuando no era profesional. Tenían habilidades y una estrategia en el boxeo que era una locura. Les tomaba tres rounds descifrarte y luego te aplastaban y no tenías oportunidad de ganarles”, expresó en conferencia de prensa.

En una entrevista para el Nuevo Herald, GGG también aseguró que la actitud de Álvarez demuestra que es sumamente inseguro y dejó claro que el Canelo no es el mejor libra por libra del momento.

“Para un boxeador de este calibre, alguien que quiere ser grande, esto demuestra que todavía necesita crecer, necesita aprender mucho. Está muy lejos de ser el mejor”, dijo.

Para Saúl Álvarez la batalla sí es personal, lo tiene totalmente claro, el odio que se ganó GGG es simplemente por no ser alguien honesto sino alguien ‘soble cara’.

“Es personal para mí. Yo soy quien soy. No pretendo ser otra persona o decir cosas en los medios de comunicación y otras en otros lugares. Es personal para mí porque él dijo muchas cosas, (Golovkin) es un pendejo porque pretende ser buen chico, pero en realidad no lo es”, expresó durante la gira de promoción de la pelea.

“Me gusta respetar a los rivales, pero si me respetan, sino no. Me molestan tantas cosas que habló y sigue hablando cuando no está enfrente de mi”.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: