Freddie Roach se rinde a los pies de Manny Pacquiao: “Es mi momento más feliz, es mi Muhammad Ali”

Manny Pacquiao es considerado uno de los mejores boxeadores en la historia. Sus peleas eran garantía de espectáculo, incluso para ser del agrado del público entendió que no solamente debía dar golpes, sino también resistir a ellos para crear una guerra dentro del ring, así lo contó en su libro “Pacman: My Story of Hope, Resilience and Never-Say-Never Determination”.

“Me di cuenta de que no solo necesito noquear a mis rivales, sino que necesito que también me peguen, aunque eso no me guste. ¿La razón? Necesito crear una guerra dentro del ring. Una guerra es mucho más emocionante que una pelea de un solo lado. Quería intrigar a la audiencia y cautivarla, darles algo que los mantuviera al borde de sus asientos. Esto es emoción. Esto es suspenso. Así es como me convertí en alguien de quien la gente hablara”, mencionó.

Sin embargo, es probable que el filipino no hubiese sido lo que ahora es sin la ayuda de uno de los mejores entrenadores en la historia de este deporte, Freddie Roach, con quien formó uno de las duplas más temibles de todos los tiempos.

Freddie Roach y Manny Pacquiao formaron uno de los equipos más temibles en la historia del boxeo.

¿Cómo Freddie Roach conoció a Manny Pacquiao?

En entrevista para ‘Un Round Más’ con Erick “Terrible” Morales, el entrenador estadounidense contó cómo fue que conoció a “Pac-Man”, y cómo fue que a la postre se convertiría en su momento más feliz, pero también en su Muhammad Ali.

“Pacquiao entró a mi gimnasio. Él tenía un par de managers, y ellos me preguntaron si podía manoplearlo porque habían escuchado que yo era muy bueno con las manoplas y también quería que lo entrenara. Fuimos directo al ring, y después de un round yo dije, ‘vaya, este chico golpea, es bastante rápido, muy ágil’, y él le dijo a uno de sus managers, ‘creo que tenemos un nuevo entrenador’“, contó el entrenador de 62 años de edad.

Nosotros necesitamos un día para conocernos, a partir de ahí comenzamos a trabajar juntos todos los días. En su primer pelea de campeonato mostró que es de otro nivel. Cuando me preguntan por qué construí un gimnasio, yo les respondo que ‘nunca se sabe cuándo un Muhamman Ali tocará la puerta de tu gimnasio’, y cuando yo abrí mi gimnasio fue porque sabía que mi Muhamman sería Pacquiao. Simplemente, me cambió la vida. Él es por mucho mi momento más feliz, él es mi Muhammad Ali“, concluyó.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: