Crawford: Realmente no creo que dañe mi legado si la pelea con Spence no sucede

Terence Crawford quiere pelear contra Errol Spence Jr. en 2023, pero el campeón invicto de peso welter de la OMB todavía no siente que necesita pelear contra Spence para consolidar su legado.

Crawford afirma que ha logrado mucho en este negocio brutal, independientemente de si alguna vez se enfrenta a Spence. El nativo de Omaha, Nebraska, de 35 años, ganó títulos mundiales en tres categorías de peso, se convirtió en el primer campeón indiscutible de 140 libras de la era de los cuatro cinturones y durante mucho tiempo ha sido considerado por consenso como uno de los tres mejores boxeadores, libra por -libra, en el deporte.

Crawford (38-0, 29 KOs) explicó por qué su legado está intacto durante una aparición reciente en el programa “Max On Boxing” de ESPN.

“Bueno, creo que es una gran pelea tanto para nuestros legados como para el boxeo en general”, dijo Crawford al presentador Max Kellerman. “Pero al mismo tiempo, ya sabes, creo, ya sabes, mucha gente se está acercando cuando dicen que dañará mi legado. Ya sabes, soy un campeón mundial de tres pesos, soy un ex campeón mundial indiscutible. Sabes, he logrado mucho en el boxeo. Ya sabes, así que realmente no creo que dañe mi legado. Ya sabes, será recordado como una de las peleas más grandes que nunca sucedió”.

Crawford, cuyas negociaciones para una pelea de alto perfil contra Spence cesaron el mes pasado, le recordó a Kellerman que otro peso welter de élite de una generación anterior no enfrentó a uno de los rivales que los fanáticos más querían que boxeara.

“Cuando miras hacia atrás, ya sabes, ‘Sugar’ Ray Leonard contra Aaron Pryor”, dijo Crawford, “nunca pelearon entre sí y, ya sabes, ambos todavía son considerados dos de los mejores boxeadores que alguna vez pelearon”.

Kellerman respondió señalando que Leonard luchó contra Tommy Hearns, un artista del nocaut invicto en ese momento, en un enfrentamiento de unificación del campeonato de peso welter que Leonard ganó por nocaut técnico en el decimocuarto asalto en septiembre de 1981 en el Caesars Palace de Las Vegas. Durante ese intercambio alegre, Crawford aclaró que todavía quiere pelear contra Spence después de que defienda su cinturón de la OMB contra el zurdo ruso David Avanesyan (29-3-1, 17 KOs) el 10 de diciembre en el Centro de Salud CHI en Omaha.

“De ninguna manera estoy diciendo que no es importante conseguir esa pelea”, dijo Crawford. “Sabes, como he estado diciendo durante años, esa es la pelea que quiero. Esa es la pelea que he estado tratando de asegurar. Esa es la pelea que los fanáticos quieren ver. Ya sabes, pero en algún momento, ya sabes, todo lo que podías hacer era mucho. He estado haciendo todo lo que puedo para tratar de conseguir esa pelea, y sigo siendo el culpable de no hacer que la pelea suceda. Ya sabes, así que voy a seguir intentando, ya sabes, hacer esa pelea y, ya sabes, sellarla, para que todos puedan ver quién es el mejor peleador del mundo. Sabes, eso es todo lo que pude hacer. Eso es todo lo que pude hacer”.

Si el gran favorecido Crawford derrota a Avanesyan, Spence (28-0, 22 KOs) también necesitaría defender con éxito sus coronas de 147 libras de la FIB, la AMB y el CMB contra otro oponente, quizás su rival Keith Thurman (30-1, 22 KOs, 1 NC), para que Crawford-Spence siga siendo una posibilidad realista el próximo año.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: