Denys Berinchyk, de defender a Ucrania del ataque de Rusia, a ser campeón de Europa

Finalizaba el combate en la noche gélida de Londres y ambos boxeadores levantaban los brazos en señal de victoria, pero la decisión la tenían los jueces. Tenían que decidir entre el campeón el francés Yvan Mendy (47, 22 KOS-7-1) y el ucraniano Denys Berinchyk (18, 9KOS-0-0), que acudía a la cita con el ring invicto.

El combate, como mandan las grandes ocasiones, estaba pactado a 12 asaltos de tres minutos cada uno, a lo largo de los cuáles ninguno de los dos boxeadores fue muy superior al otro, aunque poco a poco quedaba la sensación en el ambiente que el campeón Mendy, pese a sacar dos buenas derechas en el 9º y en el 12º round, podía haber pecado de exceso de conservadurismo, de no poner toda la carne en el asador, ante un duro aspirante que nunca perdió la cara a la pelea y que se fue a por todas en los tres últimos combates de la pelea.

En estos últimos tres minutos Denys Berinchyk lanzó un par de manos inferiores hacia su oponente y alguna que otra derecha, pero poco podía imaginarse, a tenor de su reacción final, Mendy que iba a perder este combate y ceder su corona de la EBU del peso super ligero ante su rival.

Parecía un combate cerrado, pero a la hora de la verdad los tres jueces (Victor Loughlin, Kieran McCann y Kevin Parker) no lo vieron así, dando las siguientes puntuaciones: 117-112, 116-112 y 116-112 y, por extensión, dando como campeón al aspirante.

 

Un aspirante (plata en los Juegos Olímpicos de Londres y plata en el Campeonato del Mundo de Bazú, Azerbaiyán) que a sus 34 años llevaba un año sin boxear. En marzo estuvo en el frente defendiendo a su país de los ataques del ejército ruso y después puso rumbo a Montenegro para ponerse en manos de su entrenador para llegar al duelo ante Mendy en óptimas condiciones. El trabajo ha dado sus frutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!