Devin Haney: A la gente le encanta odiarme; Lo acepto ahora porque ¿qué puedo hacer? soy yo

 

Devin Haney no se sorprendió en lo más mínimo por toda la reacción de las redes sociales dirigida a él después de vencer a Vasiliy Lomachenko.

 

Haney se ha acostumbrado a críticas tan duras en los últimos años, hasta el punto de que se aprovecha de ellas.

 

“Al final del día, ya sabes, a la gente le encanta odiarme”, le dijo Haney a Chris Mannix de DAZN para un segmento “Off The Cuff” que se lanzó recientemente. “Sabes, no sé qué es”.

 

 

El invicto ex campeón indiscutido de peso ligero sonrió y aseguró a Mannix que hacer el papel de villano no le molesta.

 

“No, quiero decir, es lo que es”, dijo Haney durante una vista previa promocional de su enfrentamiento con Regis Prograis el 9 de diciembre. “Quiero decir, lo acepto ahora porque ¿qué puedo hacer? Soy yo. Sabes, no estaría bien si lo hicieran de otra manera. Si me estuvieran mostrando demasiado amor, diría: ‘¿Qué pasa con estos tipos? ¿Creen que no soy real o algo así?

 

“Así que, es lo que es. Odian a los grandes y luego los respetan y los aplauden. Entonces, pueden decir lo que quieran decir. Sé qué tipo de luchador soy, estoy seguro de mí mismo y seguiré derrotando a quien me pongan delante, uno por uno”.

 

Haney, de 25 años, se ha establecido como uno de los 10 mejores peleadores libra por libra del boxeo.

 

El ex campeón de las 135 libras de la FIB, la AMB, el CMB y la OMB dominó a George Kambosos Jr. (21-2, 10 KOs) en peleas consecutivas por el título de peso ligero a 12 asaltos en Australia, el país natal de Kambosos, durante cuatro meses. abarca el año pasado. Luego superó al ucraniano Lomachenko (17-3, 11 KOs) en un combate muy competitivo el 20 de mayo en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas.

 

 

El juez Dave Moretti anotó ocho asaltos para Haney, quien ganó 116-112 en su tarjeta de puntuación. Los jueces Tim Cheatham y David Sutherland anotaron siete asaltos cada uno para Haney, quien ganó 115-113 según ellos.

 

“Definitivamente fue una pelea difícil”, le dijo Haney a Mannix. “Fue mi pelea más dura hasta la fecha. Pero, ya sabes, fue una pelea competitiva, pero, ya sabes, eso es lo que confunde a la gente. Dicen que las peleas competitivas en el boxeo son robos. Los confunden con robos, cuando, si es una pelea cuerpo a cuerpo, no es un robo. Ya sabes, definitivamente siento que gané la pelea. Anoté muchas de las primeras rondas y él tuvo, ya sabes, dos rondas importantes que, ya sabes, hicieron que mucha gente pensara que, ya sabes, hizo mucho más de lo que hizo. Pero la última ronda es la que necesitaba y la acepté”.

 

Haney (30-0, 15 KOs), de Henderson, Nevada, ascendió a la división de 140 libras para desafiar a Prograis (29-1, 24 KOs), nativo de Nueva Orleans que reside en Katy, Texas, por el poderoso el título superligero del CMB del zurdo. Su pelea a 12 asaltos encabezará un programa Pay-Per-View de DAZN desde el Chase Center en San Francisco, el estadio de los Golden State Warriors de la NBA ($74,99).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *