Maravilla sale de su zona de confort

Por Sergio Stuart – Diario Olé

El hombre podría pasarse el día contando billetes y, a la noche, ovejitas. Tranquilo en su tranquilidad de las afueras de Madrid, donde el calor acaricia y la cuarentena no asfixia, tomando mate, esperando el regreso de sus monólogos para presentarlos tres veces por semana en el escenario.

No. No lo hace. Lo cambia por la rutina y la transpiración en el gimnasio; la soga; las sesiones de guanteo y las odiosas abdominales. Sergio Martínez​ sale de su estado de confort para volver al ring tras seis años.

En entrevista a Olé, el quilmeño explica sus razones, relacionadas a un pasado de carencias y sed de revancha. ¿Dinero? No está mal buscarlo, aunque le creemos cuando nos dice que en ese sentido su presente no necesita de uno o más combates a su edad.

Su vuelta supone un riesgo para un hombre de 45 años, que hace seis no pelea y enfrentará a un rival español de 36 que comenzó la carrera justo cuando el argentino le ponía el moño a la suya. Lógicamente, la motivación de ganarle al póster, al campeón, es doble y también potencia el desafío de quien reinara en dos categorías y protagonizara una de las peleas más emocionantes del boxeo nacional, la del recordado “salí de ahí Maravilla”.

¿Miedo al papelón? Martínez perjura que es consciente del peligro, pero que eso, a la vez, lo tiene motivado y activado. De paso, como los ajedrecistas, se anima a desear que luego de una hipotética velada satisfactoria suene el teléfono, la carrera se estire y tenga unos minutos más de descuento.

Por qué negárselo, sobre todo en una época opaca en figuras con regresos varios como el de Tyson a los 54.

Maravilla supo brillar y quiere volver a hacerlo. Se anima. Nadie mejor que él para saber los riesgos que depara la nueva aventura, y también las recompensas: salir del ring hacia el hospital puede ser carísimo. Pero con los brazos en alto a esta altura del partido, no tiene precio.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!