Facundo Galovar: guapeza tucumana para enfrentar al invicto Albert Ramírez

La AMB había ofrecido traer a Argentina a una de las grandes promesas del boxeo latinoamericano para participar en la velada FAB del 11 de marzo en el Casino de Buenos Aires. Olímpico, invicto y con 9 peleas todas ganadas por KO, el venezolano Albert Ramírez se asoma como un cuco en las 168 libras y se ilusionaba con una oferta de destacados supermedianos que prometía el boxeo argentino en esa división.

Así fue que los encargados del matchmaking del evento de marzo en Puerto Madero tentaron a varios de los mejores pugilistas locales. Sin entrar en detalles, desde Castro Barros cuentan que a pesar de la muy buena bolsa varios rechazaron el guante. Ezequiel Maderna no respondió a tiempo, Juan Gabriel Rizo Patrón y Abraham Buonarrigo estaban disponibles hasta que consensuaron un combate a último momento, mientras que Sebastián Papeschi y Matías Lovera fueron descartados por sus respectivos manejadores.

En el caso del bonaerense Brian Suárez, quizás el máximo referente en la categoría, este manifestó estar dispuesto pero su manejador prefirió reservarlo alegando que prefería optimizar su preparación, por lo que quedaron las puertas abiertas para un futuro duelo. ¿La joven promesa de William Morris aceptará subirse al ring y probar al venezolano en una siguiente Fecha FAB en el mes de abril?

Como es habitual en las veladas FAB, la cartelera prometía notables cruces ya que es la propia institución quién oficia de promotor abriendo las puertas a púgiles tanto independientes como a los que trabajan bajo la representación de distintos promotores. Venía de caerse un combate de fondo cuando Jeremías Ponce, a través de su entrenador que también oficia de manejador, Alberto Zacarías, rechazó enfrentar el cruce con Marcelino López por considerarlo un rival muy exigente. Una frustración para los amantes del boxeo que esperaban poder ver en suelo propio a uno de los argentinos con mayor chances de corona mundial frente a un rival a su altura, cosa que no había sucedido desde que Leonardo Amitrano lo tuvo a mal traer con fallo controvertido justamente en otra velada FAB.

Pero finalmente el fondista llegará desde Tucumán. Facundo Galovar, con la herencia de Horacio Saldaño, de la tierra donde la leyenda cuenta que un certero cabezazo pone en lugar a los más picantes, plantó bandera y puso el gancho en el contrato para enfrentar a Ramírez. Hombre de mucho trabajo y pocas palabras, el oriundo de Yerba Buena seguramente aprovechará la conferencia de prensa del próximo miércoles para contar detales de su preparación y su confianza, aunque su récord (13-6-2, con 8 KOs), que a simple vista dista de ser impecable, deja entrever al entendido de que es uno de esos boxeadores que presentan batalla en una de las divisiones más difíciles.

Casi siempre visitante, Paco siempre enfrentó a quien le pusieron enfrente, muchos con récords ascendentes. Noqueó en el primer round al entonces prometedor Juan “Poroto” Juárez, superó a Wenceslao Mansilla y perdió en tarjetas y de visitante, siempre dejando una muy buena imagen con el campeón polaco invicto Robert Parzeczewski en Varsovia y con también imbatido Julio Álamos en Santiago, la más destacada aparición del boxeo chileno de los últimos años.

Seguramente no la tendrá fácil el prometedor venezolano, con los más notables prospectos nacionales mirándolo por TV, en un choque que promete iluminar la noche de Puerto Madero en vivo por TyC Sports y TyC Sports Play en Boxeo de Primera.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: