La revancha entre Kazuto Ioka y Donnie Nietes programada para el 13 de julio en Japón

Kazuto Ioka y Donnie Nietes están listos para volver a correr.

BoxingScene.com se enteró de que se llegó a un acuerdo para una revancha entre Ioka de Japón y Nietes de Filipinas, justo antes de la fecha límite para su pelea por el título de peso gallo junior ordenado por la OMB. La secuela está programada tentativamente para el 13 de julio en Japón, y no hay más detalles definitivos disponibles aparte de que las dos partes acordaron los términos hasta el punto de evitar una audiencia de subasta de la OMB.

La pelea se ordenó inicialmente el 1 de abril, con sus respectivos campamentos (Ioka representado por TLAROCK Entertainment, mientras que Nietes ahora pelea bajo la bandera de Probellum encabezada por el promotor Richard Schaefer) ordenados para llegar a un acuerdo. Todas las partes involucradas cumplieron con la orden justo antes de la fecha límite para una pelea que tendrá lugar más de 42 meses después de su choque de Nochevieja 2018 en Macao, China. Nietes (43-1-6, 23KOs) reclamó una decisión dividida para ganar el título vacante. Ambos boxeadores aspiraban a convertirse en campeones de cuatro divisiones, y Nietes lo hizo por un margen mínimo.

campeones de cuatro divisiones, y Nietes lo hizo por un margen mínimo.

La esperanza del ícono filipino en ese momento era convertir el cinturón en un enfrentamiento lucrativo con las estrellas de élite de la división: el entonces campeón lineal / WBC Srisaket Sor Rungvisai, Juan Estrada (ahora el actual campeón lineal / WBA) y ex cuatro divisiones. campeón Román ‘Chocolatito’ González. En cambio, llegó el mandato de una revancha con su compatriota Aston Palicte, con quien Nietes empató en septiembre de 2018 y vio poco valor en proceder con una segunda pelea.

Ioka estaba dispuesto a llenar el vacío dejado por Nietes, anotando un nocaut en el décimo asalto sobre Palicte en su pelea por el título vacante de peso gallo junior de la OMB en junio de 2019. Con la hazaña, Ioka se convirtió en el único boxeador masculino de Japón en ganar títulos importantes en cuatro divisiones de peso y solo el segundo en general, uniéndose a la legendaria boxeadora Naoko Fujioka, quien ganó cinturones en cinco pesos diferentes.

Siguieron cuatro defensas exitosas del título, tres de las cuales se ordenaron peleas por el título obligatorias. Ioka (28-2, 15KOs) rechazó a los contendientes mejor clasificados Jeyvier Cintron, Kosei Tanaka y Francisco ‘Chihuas’ Rodríguez Jr. en sucesión, todos ordenados por la OMB en lugar de peleas que definen el legado que conllevan días de pago que cambian la vida.

La pelea con Tanaka se le impuso a Ioka, quien buscó unificar contra Juan Francisco Estrada (42-3, 28KOs) o González (51-3, 41KOs). Tanaka, un campeón invicto de tres divisiones en ese momento, hizo cumplir su estado de campeón “Súper” de la OMB para ordenar la pelea por el título obligatorio. Ioka hizo pagar a su compatriota, anotando un nocaut en el octavo asalto, posiblemente el mayor logro de una carrera digna de consagrarse en el Salón de la Fama.

Luego de la victoria sobre Rodríguez, Ioka, de 33 años, estaba listo para un choque de unificación del título con el entonces campeón de la FIB, Jerwin Ancajas, que se llevaría a cabo la última víspera de Año Nuevo en Tokio. La pelea fue cancelada debido a las restricciones de Japón a los viajeros extranjeros que cruzan sus fronteras a partir de noviembre pasado para combatir la propagación de la variante Omicron. El desarrollo no permitió que Ancajas ingresara al país, lo que dejó a Ioka conformándose con una defensa del título opcional contra su compatriota Ryoji Fukunaga, a quien superó por puntos en doce asaltos.

Cualquier posibilidad de una pelea de unificación reprogramada se disolvió una vez que el Ancajas de Filipinas vio su reinado del título de más de cinco años llegar a su fin luego de una sorpresiva derrota por decisión ante el argentino Fernando Martínez en febrero pasado.

La medida benefició a Nietes, incluso si su estatus obligatorio se basa más en su título anterior que en el mérito.

El filipino de 39 años ha peleado solo dos veces desde su victoria sobre Ioka, poniendo fin a una pausa de 27 meses en una victoria por decisión en diez asaltos sobre Pablo Carrillo el 3 de abril pasado en Dubai. La pelea fue la primera después de firmar con D4G Promotions, que desde entonces ha transferido gran parte de su lista, incluido Nietes, a Probellum, que albergó la última pelea de Nietes también en Dubai.

Una eliminatoria por el título de peso gallo junior de la OMB anunciada con Norbelto Jiménez el 11 de diciembre pasado terminó en un empate de diez asaltos y una confusión masiva. A Jiménez de República Dominicana se le dijo que la pelea estaba programada a doce asaltos, tal como lo presentó el locutor del ring. El ex retador al título estaba furioso cuando la pelea terminó después de diez asaltos, teniendo que conformarse con un empate que pareció funcionar para Nietes, quien ahora está listo para una oportunidad por un segundo reinado del título de peso gallo junior.

Ioka y Nietes han reclamado títulos en peso paja, peso mosca junior, peso mosca y peso gallo junior.

Ioka terminó un breve retiro tras su regreso al ring en 2018, ganando en su debut en EE. UU. como parte de una tarjeta ‘Superfly’ de HBO en California antes de quedarse corto frente a Nietes tres meses después. El resto de su carrera ha tenido lugar en su Japón natal, incluidas sus últimas cuatro peleas celebradas en el famoso Ota City Gymnasium en Tokio. La misma cartelera que acogió el debut de Ioka en Estados Unidos también contó con Nietes-Palicte.

Sorprendentemente, la revancha con Ioka marcará la primera pelea profesional en Japón para Nietes, quien ha peleado en otros seis países en el transcurso de su carrera de 19 años.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: