Canelo: Golovkin finge ser un buen tipo, pero no lo es, es un chupap….

A Saúl ‘Canelo’ Álvarez no le importa hacer el papel de villano para esta o cualquier otra pelea.

Simplemente no le pidas que compre el acto de ‘Good Boy’ proyectado por su amargo rival Gennadiy ‘GGG’ Golovkin.

“Es dos personas diferentes”, dijo Álvarez sobre Golovkin durante una conferencia de prensa inaugural el viernes por la tarde en el Hollywood Legion Theatre en Los Ángeles. “Pretende ser un buen tipo, pero no lo es. Es un imbécil. Él realmente lo es. Finge ser un buen tipo. “Oh, sí, solo estoy aquí por los fanáticos y estoy feliz”. Luego, en otros lugares, solo habla un montón de mierda.

“Es lo que es. Sé un hombre y di lo que quieras decir”.

Álvarez (57-2-2, 39KOs) ha dado a conocer sus sentimientos por Golovkin desde que los dos han estado en el camino del otro. Finalmente llega un tercer choque de su polémica rivalidad, con Álvarez de Guadalajara que debe defender su campeonato indiscutido de peso súper mediano en la cima de un DAZN Pay-Per-View el 17 de septiembre desde T-Mobile Arena en Las Vegas.

La superestrella mexicana ya entra con un chip en el hombro después de sufrir una decisión unánime en doce asaltos ante Dmitry Bivol (20-0, 11KOs) en una puja fallida por el título de peso semipesado de la AMB, también en T-Mobile el pasado 5 de mayo. El mismo lugar fue sede de las dos salidas anteriores entre Álvarez y Golovkin de Kazajstán (42-1-1, 37KOs), quien viene de un nocaut en el noveno asalto sobre Ryota Murata para unificar los títulos de peso mediano de la AMB y la FIB en abril pasado en Saitama, Japón.

La batalla de la trilogía, que se acordó antes de la derrota de Álvarez ante Bivol, se produce cuatro años después de su revancha de septiembre de 2018, donde Álvarez obtuvo una victoria por decisión mayoritaria para darle a Golovkin (42-1-1, 37KOs) su única derrota y reclamar el Títulos de peso mediano WBC/WBA. Esa pelea tuvo lugar exactamente 52 semanas después de que Golovkin fuera considerado desafortunado por tener que conformarse con un empate por decisión dividida altamente cuestionable en doce asaltos.

Es comprensible que Golovkin alguna vez no estuviera interesado en regresar a T-Mobile, o en cualquier lugar de Las Vegas, para una tercera pelea con Álvarez. Hizo sentir sus sentimientos sobre el veredicto de su primera pelea, así como el escándalo de pruebas de drogas de Álvarez a principios de 2018 que resultó en una suspensión de seis meses y el aplazamiento de su revancha planificada para mayo de 2018. Golovkin y su equipo siguieron esa historia hasta la noche de la pelea, solo para quedarse cortos en las tres tarjetas de puntuación.

Desde entonces, Álvarez se ha convertido, con mucho, en el mayor atractivo, al menos en América del Norte, ganando un título en el peso semipesado y convirtiéndose en el primer campeón indiscutible de peso súper mediano en los más de 40 años de historia de la división. Sus ganancias en el ring y sus patrocinios lo han colocado regularmente entre los atletas mejor pagados del mundo.

Mientras tanto, la carrera de Golovkin ha pasado desapercibida, incluso al resurgir como dos veces campeón unificado de peso mediano. Solo cuatro peleas siguieron a la derrota ante Álvarez, incluido un gran susto al superar apenas a Sergiy Derevyanchenko en su pelea por el título vacante de peso mediano de la FIB de octubre de 2019. El plan era conseguir una tercera pelea con Álvarez mucho antes de cuatro años después de su primer encuentro. En cambio, aceptó, a regañadientes o no, jugar el juego largo y subir al límite completo de peso súper mediano por primera vez en su carrera, mientras celebraba recientemente su cumpleaños número 40, lo que genera preocupación sobre si estará demasiado lejos. prime por la noche de la pelea.

Aún así, es la superestrella mexicana con el mundo al alcance de la mano quien continúa guardando rencor y ahora busca un cierre.

“Es muy personal para mí”, admitió Álvarez, un punto de vista que ha llevado desde el momento en que se confirmó la pelea de la trilogía. “Así es como soy. No pretendo ser otra persona. No digo cosas a los medios y otros lugares, luego vengo aquí y finjo ser otra persona. No digo nada que no quiera decir. Es personal para mí.

“Habló muchas cosas. Ya saben, chicos. Por eso es personal. No puedo esperar para estar en el ring”.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: