Jeremías Ponce y su oportunidad mundialista

Por Carlos Irusta – ESPN

Jeremías Ponce sigue entrenando como si nada ocurriera, pero en realidad, suceden cosas. Y tienen mucho que ver con su futuro mundialista.

En la Escuela de Boxeo Santos Zacarías, ubicada en Rafael Calzada (Buenos Aires) y que dirige Alberto Zacarías –hijo del técnico que llevó a “Látigo” Coggi y Sergio Palma a campeones mundiales-, los días parecen habituales, pero no lo son tanto.

Sucede que el oriundo de Mármol, Buenos Aires, está a la espera de una definición sobre su futuro. Como desafiante obligatorio del campeón welter junior (63,500 Kg.) de la Federación Internacional de Boxeo, el escocés Josh Taylor, debe esperar la jugada de este hombre que ya renunció a sus coronas de la Asociación y el Consejo.

Taylor hoy es el campeón de la Federación y la Organización Mundial. Y por parte de la IBF se conoció que el 23 de agosto se realizará una subasta para saber quién organizará su pelea con Jeremías Ponce.

Sin embargo, Taylor aspira a una bolsa millonaria si se concreta su combate revancha con Jack Catterall, que es retador obligatorio para la WBO, en una pelea muy esperada en Inglaterra. En la primera versión, el 26 de febrero en Glasgow, ganó Taylor dejando un océano de dudas sobre la legitimidad del fallo, ya que para la mayoría había ganado Catterall.

Yo estoy tratando de no meterme demasiado en el tema aunque me importa muchísimo, claro”, dice Ponce. “Pero para eso están Alberto Zacarías, que es mi manager y su hijo Pato, con quien trabajo en el gimnasio todos los días. Mi gran obligación es estar siempre entrenado 10 puntos, pero no es una obligación, es un gusto. Por algo elegí el boxeo, me apasiona y ahora me resta esperar”.

“Hoy los rivales fáciles no existen –afirma Alberto Zacarías-. Si Taylor acepta darle la oportunidad a Jere, será una pelea muy difícil para los dos. Y lo mismo tengo que decir si hay que pelear con el puertorriqueño Subriel Matías (18-1, 18 KO) porque en este nivel, ser campeón mundial tiene muchas exigencias. Siempre pensé que se debían cumplir los reglamentos y en el caso de Jere, su condición de ser retador obligatorio es suficiente argumento para esperar esa pelea, pero ahora vamos a ver si Taylor acepta o no”.

Taylor tiene una marca de 19-0 con 13 KO. A su vez, Catterall cuenta con 26 ganadas, 1 derrota y 13 nocauts. Se habló muy en firme de una revancha entre ambos para el 26 de noviembre en Glasgow y ese detalle, con fecha y todo, marca una tendencia hacia la posibilidad de que la corona FIB que detenta Taylor sea declarada vacante y que la pelea con Catterall se haga solamente por la WBO.

“Son especulaciones y hay mucho en juego, pero lo más importante es que estamos en el medio de esas especulaciones y que estamos a punto de una definición, algo que no siempre es fácil de conseguir –dice Zacarías-. Jeremías sabe muy bien que sea cual sea el rival habrá que salir con todo, como lo hizo hasta ahora. Claro que luego habrá que estudiar muy bien a quien nos pongan enfrente, porque cada rival tiene sus claves, pero queda en claro que Ponce está en el juego grande y que se acerca una gran oportunidad para él y también para el boxeo argentino, que tanto lo está necesitando. Tenemos a Fernando Martínez: el “Puma” ganó muy bien su campeonato mundial y ahora confiemos en que le toque el turno a Fernando. De lo que no tenemos dudas es que, hasta ahora, hemos hecho todo bien para llegar a donde él está”.

La división en la que reinaron Nicolino Locche, Juan Martín “Látigo” Coggi, Ubaldo “Uby” Sacco, Marcos “Chino” Maidana y César René Cuenca tiene ahora, para el boxeo argentino, una nueva esperanza. Solamente resta esperar.

A su vez, Ponce resume su momento en una frase breve y contundente: “Voy a ser campeón mundial”.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: