Convención del Consejo Mundial de Boxeo: sanciones a Rusia, vuelve el 10 x 10 y siguen los interinatos

Por Osvaldo Principi- La Nación

El paso del tiempo se refleja en las viejas fotografías de Frank Sinatra, Elvis Presley, Jean Paul Belmondo, Brigitte Bardot y otros tantos en la decoración del icónico hotel Mundo Imperial de la zona playera de Acapulco, México, donde este sábado culmina la 60° Convención del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Sin embargo, la vigencia de las canciones románticas de Luis Miguel y el desfile constante de parejas de enamorados y amantes le dan vida a todo esto de un modo muy especial. Y es parte del contorno de este encuentro de los integrantes de la industria del boxeo.

¿Qué es una convención de un organismo pugilístico? Es una semana en donde el trabajo y el placer forcejean al mismo tiempo. Aquí se diferencian los propósitos de los promotores, managers y entrenadores, que buscan objetivos distintos. Algunos pujan por clasificar a sus representados en los lugares más codiciados del ranking; otros discuten acaloradamente por conseguir peleas mundialistas a breve plazo o litigar por cambios reglamentarios que parecen obsoletos.

Más allá de todo lo que implica este negocio deportivo, se fortificó -esta vez- la misión de apoyar contundentemente las campañas contra la discriminación en todo el planeta. Y el mérito a la valentía infantil fue uno de los puntos destacados. Quizás, el más saliente de todos. Emotivo y ovacionado como el nostálgico desfile de banderas con campeones célebres como el panameño Roberto Durán, el local Julio Cesar Chávez o el estadounidense Riddick Bowe, que no dejaba de evocar cómo noqueó a Evander Holyfield en 1995.

Paradójicamente, nuestra insignia patria estuvo en brazos de la estadounidense Shadashia Green, primera en el ranking de los Supermedianos. El boxeo argentino no ha tenido “una agenda fuerte” en este cónclave dirigencial que aún analiza a los popes actuales del pugilismo nacional. Y nadie tiene una respuesta instantánea sobre ellos.

Quizás el premio para Fenech constituyó un injusto castigo para Nelson.

5) El apoyo total a Ucrania y sus boxeadores simbolizados en Vitali y Wladimir Klitschko, Vasily Lomachenko y Olexsandr Usyk. La Convención finalizó en una época difícil. Con una guerra interminable que influye, también, en esta disciplina. Con innovaciones participativas en ámbitos sociales y culturales que van mas allá de los horizontes del boxeo. Hubo presencia dirigencial argentina, pero -a la vez- carencia de aspirantes sudamericanos para ganar una corona mundial. Y ello no pasó inadvertido.

Dejá una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: