Boxeo y polémica: ¿La AMB mantendrá el cambio?

Es un buen comienzo.

El miércoles, según lo informado en BoxingScene por Jake Donovan, la Asociación Mundial de Boxeo hizo más que hablar sobre cambiar su caótica imagen del título. Dijeron que abordarían el problema en el pasado y no pasó nada. Esta vez, algo sucedió. La AMB dio un paso concreto, retirando el reconocimiento a todos sus titulares interinos.

Es solo un paso. Todos esos titulares interinos pagaron sus tarifas de sanción en el camino. Tendrán que ser contabilizados y en este momento eso significa la promesa de cracks obligatorios en títulos más altos de la AMB. El objetivo final declarado es volver a tener un solo campeón de la AMB por categoría de peso.

Dejando de lado si necesitamos los órganos sancionadores del boxeo, o si necesitamos tantos de ellos, la realidad importa. Los boxeadores, sus equipos y las cadenas de televisión han dejado espacio para el WBC, WBA, IBF y WBO.

Esa es la realidad.

El desenlace de Mykal Fox-Gabriel Maestre también fue realidad.

Era demasiada realidad en una plataforma de televisión estadounidense. El boxeo tiene muchas decisiones cuestionables. Este no era uno de ellos. Fue mucho peor. Mykal Fox miró a casi todos los ojos como el legítimo ganador, con una caída para arrancar. Entonces Mykal Fox perdió.

Fox-Maestre fue, en opinión de muchos, una auténtica injusticia. Hay un bloque especial de peleas que caen en ese campo, el tipo de resultados que en realidad fuerzan una reacción genuina.

James Toney-Dave Tiberi fue tan malo que llamó la atención del Congreso. La primera decisión de empate de Lennox Lewis-Evander Holyfield duró meses en la cobertura. Según BoxRec, CJ Ross no ha anotado una pelea profesional desde que le anotó un empate a Floyd Mayweather-Saul Alvarez. Los tres jueces de Paul Williams-Erislandy Lara fueron suspendidos.

Esos son sólo algunos ejemplos. Este hizo que la Asociación de Comisiones de Boxeo con sede en EE. UU. Pusiera un pie firme y amenazara con sancionar las peleas por el título de la AMB.

El boxeo se encuentra en un momento en el que su popularidad parece estar creciendo entre los grupos demográficos más jóvenes por primera vez en una generación. ESPN y Fox están invirtiendo tiempo de transmisión real y cobertura que no existía hace una década, Fox-Maestre fue el tipo de decisión que recordó una forma en que el boxeo se calzó en la etiqueta de deporte de “nicho”.

El boxeo perdió mucha confianza pública.

La WBA ha sido un blanco fácil para la prensa dado el volumen de cinturones que ha entregado durante los últimos veinte años. Los títulos interinos se remontan más atrás, pero la decisión de diferenciar entre campeones del mundo y súper campeones del mundo después de que Lennox Lewis perdiera su cinturón en la cancha en 2000 creó una capa adicional de confusión.

Condujo a cosas como que Josh Taylor se convirtiera en ‘indiscutible’ este año en el peso welter Jr. contra el campeón unificado José Ramírez, defendiendo un cinturón de la AMB al hacerlo, solo para que Gervonta Davis reclamara ser un campeón de tres divisiones semanas después al ganar un cinturón de la AMB de Mario Barrios.

Eso no es creíble, pero ha estado sucediendo lo suficiente como para que no equivaliera a mucho más que las quejas típicas de la prensa y las redes sociales. El dinero que generaron más cinturones en cuotas ciertamente incentivó esta situación para la AMB, pero también lo hicieron los promotores y luchadores dispuestos a pagarlos cuando era más simple que trabajar juntos.

Fox-Maestre fue disputada por uno de los cinturones secundarios de la AMB en peso welter. Irónicamente, es un ejemplo de cómo los órganos sancionadores no son los únicos culpables de los males del boxeo. A las redes no les importa promocionar peleas por títulos, cualquier pelea por títulos, cuando les conviene. Creó una tormenta perfecta.

Sin embargo, lo que pasa con las tormentas es que pasan.

El miércoles podría haber sido un buen comienzo, pero lo que importará es cómo se verá la imagen del título de la AMB dentro de dos años. Cuando pasa la tormenta, ¿las cosas comienzan a deslizarse hacia atrás nuevamente?

¿Y el resto del boxeo?

La AMB no es la única imagen de título desordenada. Por ejemplo, el CMB introdujo campeones de ‘Franquicia’ en los últimos años que funcionan de la misma manera que los ‘súper’ títulos de la AMB, lo que permite que el CMB se mantenga alerta en múltiples peleas importantes. Los cuatro órganos sancionadores han empleado titulares interinos en varias ocasiones. Nada de eso en general es bueno para el deporte. El hecho de que la AMB sea el infractor más prolífico no deja a nadie más libre.

Cuatro órganos sancionadores siempre se sentirán como demasiados. Subdividirlos aún más en diecisiete categorías de peso ha sido una locura. El cambio tiene que empezar en alguna parte.

Quizás empezó el miércoles.

Simplemente no lo sabremos con seguridad por un tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!